comunidades

Relatos de COSOqueTEcoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí.
Entre puntada y puntada

III


Foto elmundo.es
Mientras que en los fogones hacía ya rato que bullía el contenido de perolas y ollas, en la escalera los olores producidos por aquéllas empezaban una sinfonía de aromas. Música celestial que despertaba el apetito hasta a los recién comidos. La Reme y Gertru subieron los 80 escalones de madera que separaban el portal de la vivienda de la primera. No tuvieron que llamar con los nudillos a la puerta puesto que el individuo que tomaba la lectura del contador de la luz, mutilado de guerra él, salía en ese momento. Al entrar, el olor a lentejas estofadas se hizo más intenso.

?¡Qué bien huele, madre! ?Saludó la Reme.

?Mejor sabrá, hija ?contestó doña Casta desde la cocina.

?Mire a quién he traído.

En el vano de la puerta inexistente de la cocina, tras una cortina, apareció doña Casta, cuchara en ristre y delantal en pecho. Sopló el contenido de la cuchara y lo sorbió. El saludo fue lacónico, más interesado en su familia que en la visita obligada.

?Estoy haciendo lentejas, a tu padre le gustan mucho.

Y la cocinera despareció tras la cortina de rayas, manta que ya no abrigaba ni esperanzas.

?Sienta, sienta, Gertru, que voy a por la inflexión. ¿Tila o manzanilla?

?Lo que te apañe, Reme.

A Remedios le apañó la manzanilla. Ni hubo inflexión de voz, ni infusión de tila porque no apareció por ningún sitio. El brebaje, colado y humeante, fue servido junto a un plato de retorcidos en la mesa desnuda del comedor, en el que, aparte de este mueble, el aparador y cinco desiguales sillas de enea, a lo sumo cabían cuatro personas más, si exceptuamos la foto de recién casados de doña Casta y el señor Jesús, dueño de la casa, que presidía la estancia. A esa foto se dirigió la Gertru con un gesto de la mano,  tras el cuál se llevó a  la boca el trozo de retorcido que sostenía. Lo masticó y sin tragar dijo:


Mis padres, JC
 ?¡Qué guapa, tu madre! Mis padres también tienen u? ?la frase acabó con toses que ahogaron las palabras.

?Mastica bien, que los retorcidos son muy traicioneros. Las miguitas?

Doña Casta salió de la cocina, tomó asiento en el filo de la silla, se secó el sudor con el borde del mandil y preguntó:

?¿Y qué haces tú aquí a estas horas? ¿No deberías andar con tus labores en casa de doña Virtudes?

?Me ha echao, doña Casta ?la Gertru bajó la mirada..

?Algo habrás hecho.

?No madre ?cortó la Reme enérgicamente?. Algo le han hecho a ella, que no es lo mismo. El sinvergüenza ese del señorito Luis?

?Acabáramos. Madre del cielo. Luego tenían razón todas estas deslenguadas. Verás como sentere el Anselmo.

?Ni me lo mente, doña Casta. Ni lo mente. Ay, Dios mío ?Gertru terminó con un suspiro sus palabras sin levantar la vista de la despostillada taza.

?¿Y cómo tas dejao, hija?

?No me he dejao.

?Será bribón el muy canalla. Si fueras mi hija, ahora mismo me acercaba a casa de doña Virtudes con unas tijeras de podar. Por estas ?doña Casta se besó la uña del pulgar cruzado con el índice derecho.

?No sea usté bruta, madre. Lo que menos necesitamos ahora es ensalzar los ánimos.

?Yo no ensalzó a nadie, hija ?corrigió doña Casta a su hija, y se dirigió a la otra joven? ¿Y qué vas a hacer ahora, criatura?

?No sé? ?murmuró Gertru.

Un silencio de dudas e ignorancias se instaló en el comedor. Aquello permitió que oyeran unas fuertes pisadas provenientes de la escalera. Al instante se oyeron golpes apresurados en la puerta.

?¿Espera usted a alguien, madre? ?preguntó extrañada la Reme.

?No. Pero abre, no te quedes ahí como una pánfila. Será cualquier vecina?

?Ay, Dios mío ?exclamó la Reme tapando su cara con las manos después de abrir la puerta.

?Me extraña ?ironizó doña Casta?. En todo caso Satanás. Con el día que llevamos?

Y Satanás no hubiera convulsionado más a la Gertru que quien entró como un torbellino en aquel comedor.

[¿Continuará?]

Fuente: este post proviene de Coso Que Te Coso, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Quizá ya has hecho metros y kilómetros de bies, pero igual aún no te has animado. Para las que no se hayan estrenado en este arte, o lo intentaron y no lo consiguieron os dejo este vídeo por si os pud ...

En qué casa no hay, al menos, un vacia bolsillos? En la mía, como tal, solo hay uno, pero luego hay cestas, muchas cestas por doquier. También vale. ¿Os apetece hacer uno? Os invito a ver el vídeo. ...

El coletero no ha sido lo peor, lo peor siempre está por venir. Ahora va y se la ocurre hacer una diadema. Pues si!!! Habrá que disimular los pelos!!! Madre mía!!! Hoy he ido a la compra, me he encont ...

Recomendamos

Relacionado

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Gracias a mi hijo, en esta entrega incluyo una novedad en cuanto a formato. A mí, me era muy incómodo encontrar una llamada [(1)], bajar con el cursor a leerla y luego tener que volver al texto y encontrar por donde continuar el relato. Así que, s ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XIV ?Madre. ?Qué ?contestó cansina la señora Casta que fregaba en la pequeña pila. ?¿No hace falta comprar verdura o fruta? ?Sí, claro. ?¿Voy? ?También hace falta leche, huevos, carne, pescao... ?Con más motivo. Venga, marreglo una pizca y voy a Olavide ?. Contestó la Reme ya delante del espejito clavado en la pu ...

costura relatos de cosoquetecoso

Hoy lunes, estrenamos sección y casi mes. Por fin he convencido a mi Jc y me alegro por publicar lo que tanto le cuesta escribir. Espero que os guste. Si así fuera, todos los lunes le robaremos un capítulo. Entre puntada y puntada I Como cualquier tarde de verano, en cualquier casa taller de los que salpican la ciudad, la patrona abría la puerta a la joven costurera que se ganaba el pan puntada a ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XI De lostimpos.com Don Mauro llegó por los pelos. La portera recogía ya el avío para las firmas de condolencia colocado en el portal. La cruz de plata y el marco a juego con el retrato del señorito Luis que doña Virtudes le diera, el libro, la pluma, los recordatorios colocados en una bandeja también de plata, ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí.¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XXV De spaincenter.org Después de hacer y firmar con una equis su declaración, Venancio salió del cuartelillo y, cabizbajo, comenzó a andar seguido por la borrica de la que tiraba. La Perla, dócil, parecía entender las circ ...

costura relatos de cosoquetecoso

Entre puntada y puntada PERSONAJES (en orden alfabético) (Idea de Ligia) Última actualización: 22/06/2015, 19:57 Leyenda: En rojo. Protagonistas. En azul. Personajes destacados. En negro. Personajes secundarios. Adela. Mujer de don Mauro fallecida en la epidemia de gripe de 1918-19. Madre de Juanín. Anselmo, el. Se cree novio de Gertru. Un gachó un tanto macarra y mujeriego. De profesión ladrón, ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XV Volvía don Mauro de la fábrica, pero no como fuera. Parte de aquella alegría se había trocado en dudas, aunque la ilusión empujara lo suyo. A pesar de haber cortejado ya a una mujer, Carmen, este hombre cabal no se sentía cómodo en esas lides. Además, pensaba que la relación con su anterior mujer había sido de ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Ten en cuenta que antes de esta entrega se ha publicado otra a las 01:30 horas corrigiendo un error de orden de publicación, que lógicamente aparecerá debajo de este post. Entre puntada y puntada XXII —Buenos días, madre. —Uy, qué temprano se leva ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XXI ?Parece que nos damos prisa, ¿eh? Llenar la andorga nos trae cuenta, ¿no? Eso es lo único que tira más que unas tetas. En hablando deso, Venancio, ¿cuándo conoceremos a la del beso, porque si las besao será por algo. No me digas queres desos que van de flor en flor y nunca asientan la mollera? ?. Como quiera ...

costura relatos de cosoquetecoso

Si quieres leer desde la primera entrega pincha aquí. Entre puntada y puntada VIII Según vuestros votos que se editan al pie Google maps, composición propia En el momento en que las dos miradas masculinas confluyeron en Gertru, los acontecimientos se precipitaron. Don Mauro, desde el último rellano de la escalera por bajar, observó, estorbado por Gertru, cómo alguien salía precipitada y mágicamen ...