comunidades

Relatos de COSOqueTEcoso

Hoy lunes, estrenamos sección y casi mes. Por fin he convencido a mi Jc y me alegro por publicar lo que tanto le cuesta escribir. Espero que os guste. Si así fuera, todos los lunes le robaremos un capítulo.

Entre puntada y puntada 
I

Como cualquier tarde de verano, en cualquier casa taller de los que salpican la ciudad, la patrona abría la puerta a la joven costurera que se ganaba el pan puntada a puntada. Aunque otras veces, una Sigma, empotrada en mueble de madera, producía el rítmico sonido que tapaba las voces de los actores y actrices que pocos veían y muchas oían. Pero aquella bochornosa tarde, la radio permanecía muda. Ya sentadas las dos mujeres, y con la labor entre las manos, se dispusieron a pegar la hebra, observadas por un par de moscas que no encontraban nada más cálido donde posarse que sus cuerpos. 

   

?Vaya calor. Hoy se nos quedan pegadas las agujas, seguro ?se quejó la joven.

?Más quisieras tú fueran alfileres. Aunque ya pasó el trece del mes pasado(1).  ¿Por qué no pones ya la radio? ?dijo la patrona según se sentaba.


La radio de mis padres, MC. Foto JC

?Ahora. Antes tengo que contarle un chisme.

?Pues cuenta, hija.

?Pero tiene que quedar entre nosotras, doña Consuelo.

?Entre nosotras quedará, Reme ?sentenció con interés la viuda cuarentona.

?¿Sabe quién es la Gertru?

?¿Y quien no?

?Pues está preñá.

?¿Qué me dices?

?Lo que oye.

?Del señorito, claro.

?Eso pensamos todas.

?¿Todas? ¿Pero no era un secreto?

?A voces.

?Entonces?

?Mire, doña Consuelo, no quiero que anden por ahí diciendo que la Reme levanta falsos matrimonios.

?Testimonios, Remedios, testimonios ?corrigió la ex sargenta.

?¿Y qué más da?

?Pues que creo yo que el dicho señorito no piense mucho en matrimonio con la Gertru. Ni en falso ni en verdadero.

?Yo sé lo que me digo.

?¿Es que se la nota ya?

?No, pero dicen que el Anselmo no quiere ni verla.

?¡Pobre muchacho!

?Sí, otro que tal baila. Si yo le contara?

?Hija, tienes razón. ¿Contigo, quién necesita radio? Pero ponla que ya son casi la media y empieza la novela.

?¿No esperamos a mi madre?

?No, Reme, la radio es como el arroz, no espera a nadie.

?Pues, ea, la pongo. Luego se lo contamos? ¿No encendemos la luz? Está nublao.

?No, hija, descorre los visillos, es más barato. Algo bueno tiene que tener el verano.

?Es que no veo muy bien.

?Pues arrímate a la ventana, que es mejor que arrimarse a un señoritingo. Será fresca la Gertru?

La madre de la Reme llegó, la radio se oyó, la labor se adelantó y la luz se hubo de encender, bien es verdad  que doña Consuelo lo  hizo a regañadientes. Y  con

1940. Mi madre, JC
todo ello llegado también llegó la hora de irse a cenar. Y después a descansar. Y unos lo hicieron mejor que otros, porque aquellos que se apiñaban en un dormitorio abuhardillado de un último piso, descansaban poco. En verano porque el techo de cañas y cal trabajaba de acumulador nocturno de calor. Y en invierno porque el tragaluz de marcos de hierro no encajaba y el frío se colaba por el mismo sitio que el agua de lluvia. Aunque quienes peor lo tenían eran todas aquellas Gertrudis, aldeanas que habían desembarcado en puertos urbanos, fondeaderos particulares con señorito suelto y consentido.

[¿Continuará?]

(1) http://es.wikipedia.org/wiki/Verbena_de_San_Antonio_de_la_Florida

Fuente: este post proviene de Coso Que Te Coso, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Quizá ya has hecho metros y kilómetros de bies, pero igual aún no te has animado. Para las que no se hayan estrenado en este arte, o lo intentaron y no lo consiguieron os dejo este vídeo por si os pud ...

En qué casa no hay, al menos, un vacia bolsillos? En la mía, como tal, solo hay uno, pero luego hay cestas, muchas cestas por doquier. También vale. ¿Os apetece hacer uno? Os invito a ver el vídeo. ...

El coletero no ha sido lo peor, lo peor siempre está por venir. Ahora va y se la ocurre hacer una diadema. Pues si!!! Habrá que disimular los pelos!!! Madre mía!!! Hoy he ido a la compra, me he encont ...

Recomendamos

Relacionado

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada III Foto elmundo.es Mientras que en los fogones hacía ya rato que bullía el contenido de perolas y ollas, en la escalera los olores producidos por aquéllas empezaban una sinfonía de aromas. Música celestial que despertaba el apetito hasta a los recién comidos. La Reme y Gertru subieron los 80 escalones de madera ...

costura relatos de cosoquetecoso

Entre puntada y puntada PERSONAJES (en orden alfabético) (Idea de Ligia) Última actualización: 22/06/2015, 19:57 Leyenda: En rojo. Protagonistas. En azul. Personajes destacados. En negro. Personajes secundarios. Adela. Mujer de don Mauro fallecida en la epidemia de gripe de 1918-19. Madre de Juanín. Anselmo, el. Se cree novio de Gertru. Un gachó un tanto macarra y mujeriego. De profesión ladrón, ...

costura relatos de cosoquetecoso

Si te has perdido el Relato anterior, lo puedes leer aquí. Entre puntada y puntada II La portera, Julia, escuchó voces y el portazo. Aguzó el oído, pero lo que le valió fueron sus ojos para ver salir, camino de la calle y como alma que lleva el diablo, a la Gertru, si bien a Julia no se le escapó el detalle del hato dentro del pañuelo. Al poco ya lo sabían las vecinas que volvían de comprar lo del ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XV Volvía don Mauro de la fábrica, pero no como fuera. Parte de aquella alegría se había trocado en dudas, aunque la ilusión empujara lo suyo. A pesar de haber cortejado ya a una mujer, Carmen, este hombre cabal no se sentía cómodo en esas lides. Además, pensaba que la relación con su anterior mujer había sido de ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XI De lostimpos.com Don Mauro llegó por los pelos. La portera recogía ya el avío para las firmas de condolencia colocado en el portal. La cruz de plata y el marco a juego con el retrato del señorito Luis que doña Virtudes le diera, el libro, la pluma, los recordatorios colocados en una bandeja también de plata, ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Gracias a mi hijo, en esta entrega incluyo una novedad en cuanto a formato. A mí, me era muy incómodo encontrar una llamada [(1)], bajar con el cursor a leerla y luego tener que volver al texto y encontrar por donde continuar el relato. Así que, s ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada XIX Y el caso es que el día no empezó mal. Reme, después de exponer sus dudas sobre Venancio a Gertru antes de ir a dormir, salió muy temprano de casa y se encaminó al mercado de Olavide, sin pensar en otra cosa. Como su madre, ella no podía dejars ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XVI Un tanto acalorada y tarde llegó la pareja a la Plaza de Olavide con su pañuelo blanco contra el que destacaba el clavel rojo o el rosa, la blusa blanca y la larga falda a lunares, unos rojos y los otros fucsia. Allí, donde estuviera el puesto de frutas y verduras por la mañana, paseaba Venancio en círculos, ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XVIII Salvo los del primero izquierda, y a pesar del calor, esa noche todos se fueron a la cama contentos y en paz. Y al día siguiente afrontaron la vida con una sonrisa. Cada cual con sus penas y alegrías excepto, en este caso, Juanín que, por su edad, estaba libre de sopesar lo vivido. La capacidad de ver la mu ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Ten en cuenta que antes de esta entrega se ha publicado otra a las 01:30 horas corrigiendo un error de orden de publicación, que lógicamente aparecerá debajo de este post. Entre puntada y puntada XXII —Buenos días, madre. —Uy, qué temprano se leva ...