Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mr. Pángala y sus relatos: Einn episodio 21, Einn y los superpoderes

Acababa de ver la película de Superman en el cine y todavía estaba alucinando. La adrenalina fluía por mi cuerpo y entre los recuerdos de la cinta recién vista un pensamiento fugaz atravesó mi cerebro para quedarse. ¡Super poderes!, esa era la explicación. Durante toda la vida había pensado que era distinto a los demás. Está claro que todos somos diferentes, pero yo me refería a algo más grande. Y, ahora lo veía nítidamente. Me habían caído rayos en distintas épocas de mi vida y seguía vivo. Eso tenía que significar algo. No cabía duda, poseía algún super poder y debía averiguarlo pronto por mi propio bien y lo que es más importante, por el de la humanidad.

Ya que los rayos no habían conseguido matarme a pesar de haber insistido en ello, pensé que probablemente mi "habilidad" tendría que ver con la electricidad así que sin dudarlo preparé algunos ensayos. El primero era obvio, me enfrentaría con algo eléctrico que no fuese mortal, no fuera que ese no fuese mi super poder. Le corté a un tenedor las dos puntas o dientes de en medio y me acerqué, temeroso pero decidido a un enchufe. Unos instantes antes de introducirlo, decidí que enchufaría primero un transformador de 125v, la idea era clara, a 220v mayor calambrazo en caso de que no hubiese super poder por mi parte. Dicho y hecho, coloqué  el transformador y clavé el tenedor.

ipp


Dos días más tarde cuando apareció la propietaria del piso donde vivo, me desenganchó del contacto eléctrico destrozándome una silla en la espalda. No puedo explicar con palabras cual fue mi sufrimiento, primero con el calambre y luego con la silla. El calambrazo no había sido lo suficientemente fuerte para lanzarme despedido y me quedé enganchado a la red eléctrica cerca de 48 horas viendo como las luces de la casa subían y bajaban su intensidad. Durante semanas los aparatos eléctricos se encendían a mi paso. Desprendía tanta electricidad que en mi finca algunos vecinos decían que podían cargar el teléfono móvil dejándolo en el felpudo de la entrada. No pude dormir a oscuras durante bastantes días y encima no me podía sentar en ningún sitio ya que la única silla que tenía me la habían despedazado en el lomo. La dueña se excusaba diciendo que me había salvado la vida, pero tenía unos guantes de goma encima de la silla y no los utilizó aunque había estudiado para electricista, además desde que me vio hasta que me pegó el sillazo, limpió la casa y luego llamó por teléfono a Videncia Tv.

Como había quedado demostrado que mi cuerpo no dominaba la electricidad, comencé a pensar en cual podría ser mi autentico super poder. ¿Tal vez super inteligencia? No, recordé que había comprado una máquina para aprender a jugar al ajedrez y no había conseguido ni encenderla y lo que es peor, ni sacarla de la caja, ahora que lo pienso fue un logro comprarla. El vendedor era un señor marroquí con ascendencia japonesa que gustaba de regatear comercialmente hablando y que según me dijo, no tenía carnet de conducir. Empezó la puja por  750.000 euros y yo ni siquiera quería esa máquina, lo que necesitaba era un llavero, así que le ofrecí 50 céntimos. Tras varios días de regateo, en los que no paramos ni para ir al baño, se la compré. Me sabe mal decirlo, pero probablemente el señor Farouk Ito, que así es como se llamaba, todavía estará llorando ya que finalmente la compré por algo menos de lo que él pedía originalmente. Bueno, volvamos al tema. Super fuerza tampoco. Aún me avergüenzo de cuando pedí tres tristes kilos de patatas en el tendero y tras diez minutos de voluntad y varios pedetes provocados por el esfuerzo tuve que dejar la bolsa fingiendo que me había convertido de repente en zombi. ¿Supersónico? ¡Ni de coña! La única vez que he tenido que correr dándolo todo, me adelantó una anciana que iba andando apoyada en dos bastones, ¡decía que le cerraban la farmacia! ¿Super mal aliento? Sí, pero no es un super poder sino un super problema, sobre todo a la hora de ligar. ¿Super sticioso?, también pero eso ni siquiera es Super. ¿Superficial? Si, en casa solo vemos Divinity y el Deluxe y no, no me gustan las baladas heavys, corazones. Super mirada asesina va a ser que no. Un día se la eche a un niño y me abrazó inmediatamente, lo que me llevó a echársela a una mujer atractiva a la que inmediatamente se le erizo el cabello y apartándose, abrazó a otro que observaba la escena y ya la esperaba con los brazos abiertos y lágrimas en los ojos. La verdad es que fue muy emocionante ¡como aplaudía la gente!

Tenía que parar. Me estaba volviendo loco. No paraba de pensar en eso así que decidí despejarme un poco y tomarme un gin-tonic de esos modernos. Yo lo pedí de los que saben a ron con cola. Un rato después el gin-tonic inicial se convirtió, con la relajación, en cinco y dieron paso a una nueva idea de super poder. Super vomitador espectacular?, ya me veía en los X-Men.

Al día siguiente, una vez recuperado, comencé a dudar acerca mi super poder. ¿No sería posible que realmente tuviese un montón de poderes pero todos chungos, es decir infra poderes o mejor, super debilidades? En ese estado de reflexión profunda me hallaba cuando me entró hambre y me dispuse a meterme entre pecho y espalda un bocata de panceta y de pronto caí. Mi capacidad de sacrificio ingiriendo bocatas de panceta era enorme y mi estómago nunca se había quejado por procesar tantas toneladas de carne grasienta. Aquel si era mi super poder.  Super estómago. No servía para salvar vidas, pero finalmente descubrí mi super poder y aunque no me creáis, me arregló el día que dicho sea de paso venía siendo una mierda.

¡Ah!, y si tú también tienes algún super poder no esperes más y cuéntamelo.

La entrada Mr. Pángala y sus relatos: Einn episodio 21, Einn y los superpoderes aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 23, Einn y la secta

Acababa de ver en la televisión un reportaje acerca de las sectas y comencé a reflexionar acerca de lo realmente ofrecen y lo que te piden. En la crónica,  comentaban que al principio las personas que entran en la secta se sienten arropadas y queridas. Como siempre había tenido carencias afectivas al haberme criado sin familia, ese punto me llevo a pensar que tal vez podría "aprovecharme" ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOQUETECOSO (XXVIII)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada (XXVIII) —Gertrudis, quería hablar contigo porque Balín, del que me fío mucho, me ha hecho llegar lo que se habla en la fábrica, entre los operarios. Normalmente no lo hace, ni yo le pregunto, claro. Per ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (XX y XXI)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí.El listo del autor ha metido la pata hasta el corbejón. Ha publicado en mal orden las entregas XX y XXI. Cosas que pasan. Es decir, se ha comido una entre el XIX y la XXI que debería haber sido la XX, pero con este número está publicada la semana p ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (XXIV)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. ¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XXIV Venancio exigió a la Perla todo lo que ésta pudo darle, y la borrica respondió como pudo a sus prisas. Llegaron al cuartelillo, uno muy excitado y la otra empapada en sudor. La burra agradeció con un rebuzno que su amo ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (X)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí.Entre puntada y puntada XAllí sentado, junto a la fuente del Canal, mecido por el ruido del agua al caer, Anselmo reguló sus pulsaciones. De algún lugar le vino una punzada de atrición, que no de contrición. Este dolor y pesar no lo sentiría nunca. La poca educación recibida basada en el premio y el castigo, obligaba a ello. Le vino a la ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (XX)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XXI ?Parece que nos damos prisa, ¿eh? Llenar la andorga nos trae cuenta, ¿no? Eso es lo único que tira más que unas tetas. En hablando deso, Venancio, ¿cuándo conoceremos a la del beso, porque si las besao será por algo. No me digas queres desos que van de flor en flor y nunca asientan la mollera? ?. Como quiera ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (XVIII)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XVIII Salvo los del primero izquierda, y a pesar del calor, esa noche todos se fueron a la cama contentos y en paz. Y al día siguiente afrontaron la vida con una sonrisa. Cada cual con sus penas y alegrías excepto, en este caso, Juanín que, por su edad, estaba libre de sopesar lo vivido. La capacidad de ver la mu ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (VII)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. No olvides leer la nota del autor a pie de página. Gracias. Entre puntada y puntada VII Todos los días pasan y todos los días llegan. Hasta los que se repiten machaconamente. Hoy es siempre todavía(1). Y éste no era distinto para los habituales del sotabanco de Españoleto, incluida la Gertru: Despertar, asearse, vestirse, desayunarse, f ...

costura relatos de cosoquetecoso

Relatos de COSOqueTEcoso (XI)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XI De lostimpos.com Don Mauro llegó por los pelos. La portera recogía ya el avío para las firmas de condolencia colocado en el portal. La cruz de plata y el marco a juego con el retrato del señorito Luis que doña Virtudes le diera, el libro, la pluma, los recordatorios colocados en una bandeja también de plata, ...