comunidades

Relatos de COSOqueTEcoso (VII)

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí.

No olvides leer la nota del autor a pie de página. Gracias.

Entre puntada y puntada

VII

Todos los días pasan y todos los días llegan. Hasta los que se repiten machaconamente. Hoy es siempre todavía(1). Y éste no era distinto para los habituales del sotabanco de Españoleto, incluida la Gertru: Despertar, asearse, vestirse, desayunarse, fregar, hacer la cama, limpiar, lavar, tender, comprar, cocinar, trabajar? Y este día no prometía otras cosas. Las diferencias, las novedades corren por nuestra cuenta. Ni el sol, con todo su poder, es capaz de cambiar un día cualquiera. La vida nos debe la intriga, la imaginación, la ingenuidad de querer cambiar el mundo. Todo ello si no tienes que sobrevivir, porque, si es así, sobran las palabras. Como era el caso de Anselmo, tomador de todo menos del rumbo de su vida, existencia que a falta de voluntad propia, se dejaba llevar por otras o, quizá, por el qué dirán. En fin, que salvo el despertar, el resto de tareas cotidianas no las compartía con los antes citados, y este día ni eso. Su buhardilla, típica casa de dormir(2) pero particular, en el cuarto piso de la calle Palafox número once, habría agradecido, como el señor Jesús y él mismo dirían: Una mano (o dos) femenina; como si los varones no tuvieran manos, sino sólo cojones, que a veces uno piensa que es así.

???? o O o ????


© Alfredo Alcain.
Anselmo iba camino de su buhardilla tan iracundo como desaliñado. Pasar la noche en blanco para no estar sin blanca, embozado en la oscuridad y agarrado al tinto, se paga. Mientras el cansancio tiraba de él hacia la cama, el alcohol le convencía para acercarse a la calle Españoleto. El alcohol le susurraba al oído: "Que no se rían del Anselmo". Palabras que terminaron por torcer sus pasos y encaminarlo hacia el nuevo domicilio de Gertru.  En vez de girar por Eloy Gonzalo, siguió recto, cruzó la plaza de Chamberí y se llegó donde no debería haber ido. El portal número cuatro estaba entre una vaquería(3)  y un colmado. La tienda de ultramarinos abría más tarde, pero el despacho de leche estaba ya abierto al público. Entró en la lechería, con puerta al portal, y observó que esa puerta estaba abierta con el fin de crear corriente y que el calor del ganado se disipara. Aunque realmente lo que se conseguía era aromatizar portal y escalera con los efluvios del ganado y sus circunstancias. Las parroquianas hacían cola para comprar su cuartillo de leche. Anselmo, a riesgo de llamar la atención por su sexo, se apoyó en el quicio de la puerta abierta a la derecha del despacho de leche. Desde allí podía ver todo el portal y el primer tramo de la escalera de madera. Sacó un palillo del bolsillo del ajado chaleco y se lo metió en la boca. No esperaba, ni deseaba nada, si acaso ver a Gertru, aunque la ira cada vez le crispaba y le cegaba más las entendederas: "Que no se rían del Anselmo".  

???? o O o ????

?Hoy bajo yo a por el pan ?propuso Gertru?. ¿Eso sí me lo dejaréis hacer, no?

?Bien está ?contestó la señora Casta, que llamó a voces a su hija?¡Reme!

?Qué, madre.

?Dale dinero a ésta pal pan. Que sa ofrecío pa ir a comprarlo.

?Toma ?salió Reme de su habitación?. Pero tiés que comprarlo en la Flor, en Argensola, si no a mi padre le da un suponcio.


De http://www.panoramio.com/photo/102638367, modificada
?Sí, sé donde. A veces doña Virtudes me mandaba allí a comprarlo.

?Pero no comprarías pa ellos el negro.

?¿Compro el de centeno entonces, señora Casta?

?Claro, hija. Este julio parece enero, por la cuesta. Y basta de darle a la mui, que cuanto antes vayas, antes desayunaremos. ¡Ah! Y de paso te subes dos cuartillos de leche de aquí abajo. Di ques pa nosotros, sino te la bautizan.

Pertrechada con el capacho que contenía la lechera, Gertru se despidió. Ya en la escalera los suspiros arreciaron según la bajaba. Pero al llegar al segundo pensó en la familia que dejaba arriba y una pequeña sonrisa borró el rictus de severidad que mantenía desde la pérdida de su anterior empleo. Y, ya en el primero, esa sonrisa dejó paso a un canturreo aprendido en su pueblo natal: Cuatro pañuelucos tengo, olé, olé, y los cuatro son de seda?(4).

???? o O o ????

?Hoy no vendré a comer, Servanda. Tengo mucho trabajo atrasado en la fábrica.

?Pues sí que se va temprano el señor. Pero llévese algo, que lo hay.

?No. Comeré en la fábrica.

?Pero si le pilla a dos pasos.

?Dos pasos que me harían perder el tiempo y el hilo.

?¿Entonces, despierto a Juanín, don Mauro?

?No, déjele dormir. Ayer le oí trastear hasta tarde. Le tiene usted muy consentido.

?Y usted, si me lo permite, es muy exigente con él. Es muy pequeñín.

?Bueno, no es momento, Servanda. Hasta la noche.

?Adiós, señor, que tenga un buen día.

Por la escalera, don Mauro ya había conectado con la fábrica, por eso no oyó el canturreo que llevaba Gertru, que un segundo antes había pasado ante su puerta con los cuatro pañuelucos y la media sonrisa.

???? o O o ????

En el momento en que las dos miradas masculinas confluyeron en Gertru, una por delante y la otra por detrás, los acontecimientos se precipitaron. Don Mauro, desde el último rellano de la escalera por bajar, observó, estorbado por la joven, cómo alguien salía precipitada y mágicamente de la pared derecha del portal.

 [Continuará]




(1) Antonio Machado.

(2) De Barquillo a Chueca,  Tansformación  y glamour de un barrio madrileño. Bernardo Veksler. Ed. Vision Net, 2005. Pág. 123:

(3) El 1 de Septiembre de 1964 (04-08-1964 Decreto de la Presidencia del Gobierno( se prohibió en Madrid la venta al público de la leche reconstituida. Aunque entre el 1 de noviembre y el 30 de diciembre fue cuando la leche destinada al consumo directo por los madrileños debería estar pasteurizada y envasada y proceder de Centrales Lecheras u otros centros de higienización autorizados. Fuente www.hemeroteca.abc.es.

(4) Canción popular asturiana.




Nota del autor:

Como creo que son los lectores aquéllos que dan vida a una historia escrita, y como creo que vuestro consejo me servirá para seguir con estas entregas, habréis de involucraros en su desarrollo. Me gustaría que participarais votando por una de las opciones que deja la situación donde se ha quedado:




1ª Anselmo se va sin hacer nada.

2ª Anselmo ataca a Gertru, pero no la mata.

3ª Anselmo ataca a Gertru, no la mata, pero sí a su futuro bebé.

4ª Anselmo mata a Gertru.

5ª Propón tú lo que quieras, aunque como la votación es secreta, pocos  coincidirán contigo, jeje. Pero me darás ideas.




Vosotros decidís. Y en el caso de que no lo hagáis, como yo también votaré, me tocará a mí continuar, pero no os lo perdonaré, jeje.




Para votar, y que no os influyáis unos a otros, pinchad aquí (o envía tu voto a este correro relatoscosoquetecoso@gmail.com) para emitir vuestro voto a través de un correo electrónico que sólo conoceré yo. Y hacedlo cuanto antes para que me dé tiempo a hilvanar la historia según el resultado de la votación. Muchas gracias.




El resultado  de la votación se publicará tras la octava entrega, es decir, se conocerá la votación después de que hayáis leído la VIIIª entrega, si no, no habría intriga. Gracias por colaborar.

Fuente: este post proviene de Coso Que Te Coso, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Quizá ya has hecho metros y kilómetros de bies, pero igual aún no te has animado. Para las que no se hayan estrenado en este arte, o lo intentaron y no lo consiguieron os dejo este vídeo por si os pud ...

En qué casa no hay, al menos, un vacia bolsillos? En la mía, como tal, solo hay uno, pero luego hay cestas, muchas cestas por doquier. También vale. ¿Os apetece hacer uno? Os invito a ver el vídeo. ...

El coletero no ha sido lo peor, lo peor siempre está por venir. Ahora va y se la ocurre hacer una diadema. Pues si!!! Habrá que disimular los pelos!!! Madre mía!!! Hoy he ido a la compra, me he encont ...

Recomendamos

Relacionado

costura relatos de cosoquetecoso

Si quieres leer desde la primera entrega pincha aquí. Entre puntada y puntada VIII Según vuestros votos que se editan al pie Google maps, composición propia En el momento en que las dos miradas masculinas confluyeron en Gertru, los acontecimientos se precipitaron. Don Mauro, desde el último rellano de la escalera por bajar, observó, estorbado por Gertru, cómo alguien salía precipitada y mágicamen ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XII Reme obligó a Gertru a caminar por la calle como las tortugas. Cruzar la Glorieta de Bilbao fue toda una odisea, porque si bien el tráfico no era intenso, tranvías, carros, carretas, burros, automóviles y transeúntes eran un peligro a los ojos de la Reme. Glorieta de Bilbao, Madrid 1920, de viejomadrid.es ? ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada III Foto elmundo.es Mientras que en los fogones hacía ya rato que bullía el contenido de perolas y ollas, en la escalera los olores producidos por aquéllas empezaban una sinfonía de aromas. Música celestial que despertaba el apetito hasta a los recién comidos. La Reme y Gertru subieron los 80 escalones de madera ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Si quieres conocer a todos los personajes pulsa sobre este texto. Entre puntada y puntada XIX Y el caso es que el día no empezó mal. Reme, después de exponer sus dudas sobre Venancio a Gertru antes de ir a dormir, salió muy temprano de casa y se encaminó al mercado de Olavide, sin pensar en otra cosa. Como su madre, ella no podía dejars ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XV Volvía don Mauro de la fábrica, pero no como fuera. Parte de aquella alegría se había trocado en dudas, aunque la ilusión empujara lo suyo. A pesar de haber cortejado ya a una mujer, Carmen, este hombre cabal no se sentía cómodo en esas lides. Además, pensaba que la relación con su anterior mujer había sido de ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XI De lostimpos.com Don Mauro llegó por los pelos. La portera recogía ya el avío para las firmas de condolencia colocado en el portal. La cruz de plata y el marco a juego con el retrato del señorito Luis que doña Virtudes le diera, el libro, la pluma, los recordatorios colocados en una bandeja también de plata, ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XXI ?Parece que nos damos prisa, ¿eh? Llenar la andorga nos trae cuenta, ¿no? Eso es lo único que tira más que unas tetas. En hablando deso, Venancio, ¿cuándo conoceremos a la del beso, porque si las besao será por algo. No me digas queres desos que van de flor en flor y nunca asientan la mollera? ?. Como quiera ...

costura relatos de cosoquetecoso

Hoy lunes, estrenamos sección y casi mes. Por fin he convencido a mi Jc y me alegro por publicar lo que tanto le cuesta escribir. Espero que os guste. Si así fuera, todos los lunes le robaremos un capítulo. Entre puntada y puntada I Como cualquier tarde de verano, en cualquier casa taller de los que salpican la ciudad, la patrona abría la puerta a la joven costurera que se ganaba el pan puntada a ...

costura relatos de cosoquetecoso

¿Quieres empezar a leer desde la primera entrada? Pulsa aquí.¿Te has perdido los anteriores? Pulsa aquí. ¿Quieres ver todos los personajes? Pulsa aquí. Entre puntada y puntada XXV De spaincenter.org Después de hacer y firmar con una equis su declaración, Venancio salió del cuartelillo y, cabizbajo, comenzó a andar seguido por la borrica de la que tiraba. La Perla, dócil, parecía entender las circ ...

costura relatos de cosoquetecoso

Si te has perdido el Relato anterior, lo puedes leer aquí. Entre puntada y puntada II La portera, Julia, escuchó voces y el portazo. Aguzó el oído, pero lo que le valió fueron sus ojos para ver salir, camino de la calle y como alma que lleva el diablo, a la Gertru, si bien a Julia no se le escapó el detalle del hato dentro del pañuelo. Al poco ya lo sabían las vecinas que volvían de comprar lo del ...