Tres Pompones Idea guardada 2 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Organización para desorganizados: cómo aplicar el minimalismo a tu vida



Si entraseis en mi casa hoy mismo, no diríais jamás que somos una familia minimalista. Y puede que para el concepto básico de minimalismo, ese que tenemos todos en la cabeza, nosotros seamos unos absolutos herejes. Prácticamente no hay ni una sola superficie limpia y vacía en toda la casa. Hay libros apilados en varios rincones. Y los armarios están cerrados a presión. Tenemos un montón de cosas.
Y sin embargo... Sin embargo puedo asegurar que hoy hay en casa muchísimas menos cosas que hace un par de años. Muchísimas menos.
No es que nos hayamos vuelto ascetas y empecemos a renegar de nuestras posesiones materiales, ni mucho menos. Nos gusta tener cosas. Nos gusta darnos un capricho alguna vez y comprarnos algo bonito o algo que teníamos muchas ganas de tener. Pero poco a poco hemos aprendido a darle a las cosas el valor que tienen y a entender que realmente tenemos lo que necesitamos. Y mucho más.


En este caso el plural es mayestático, porque la que tenía un problema grave de acumulación era yours truly. Y hasta cierto punto se lo estaba inculcando a mi descendencia de escarabajos peloteros.
Durante toda mi vida lo he acumulado todo. ¿Apuntes de literatura del instituto? Oh, yeah, guardaditos en una carpeta, por si las moscas. ¿Libros de formulación orgánica de 3º de BUP? La duda ofende. ¿Todas las cartas que me han escrito desde que tenía seis años? Por supuesto. ¿Unos pantalones que pintamos mis amigas Kaja, Linnea y yo con rotuladores cuando teníamos diez años? Pues sí. Habían viajado a través de tres mudanzas y casi treinta años. Pensad la ridiculez más absoluta que alguien puede guardar. Seguro que estaba en alguno de mis cajones.
El que es acumulador lo es y punto. Guarda las entradas de cine para recordar qué película vio qué día y con quién. Tiene una angustia existencial de olvidarse de las cosas y le produce una sensación de seguridad saber que en alguna caja, en algún rincón, tiene guardado todo lo que necesita para recordar los buenos y malos momentos de su vida.
Pero un acumulador también tiene un problema: el espacio. En la última mudanza que hicimos mientras vivía con mis padres, casi la mitad de las cajas eran mías. Es decir: mi madre, su marido y mis dos hermanos JUNTOS tenían tantas cajas como yo. Mis libros, mis apuntes, mis hojas manuscritas, mis colecciones de papeles decorados y vaya a saber uno qué más, ocupaban la mitad del camión de mudanzas. Lo leo y se me pone la carne de gallina.
No sé lo que les pasa a los demás acumuladores del mundo (estoy con vosotros, hermanos) pero a mí llegó un momento en el que todo se me empezó a caer encima. No me daban las neuronas para acordarme de todo lo que tenía y de dónde lo tenía. Los montones de papeles me deprimían y la cantidad inhumana de libros, revistas, artículos y apuntes que quería leer, repasar, subrayar o recuperar me paralizaba, porque era una tarea que solo podía abarcar un titán.


Las cosas que tenía me agobiaban. Ni más ni menos.
Empecé a leer cosas sobre minimalismo y sinceramente, lo primero que pensé fue: "Esta gente está como una cabra. ¿Vivir con 30 prendas de ropa? Me voy a pasar la vida poniendo lavadoras. ¿No tener libros en casa? ¿Tener solo 5 platos y 5 vasos? Anda y que os den."
Es decir, que por muy fascinante que me pareciera el tema, la reacción era un rechazo total, absoluto y tajante. Porque sinceramente, ese minimalismo no es para mí. A mi familia y a mí eso no nos va. Queremos tener cojines para hacer guerras y platos y vasos para que vengan un montón de niños a merendar. Nos gusta tener máquina para hacer helados y gofres, y libros para leer por la noche, tumbados en el sofá. No, gracias, pasamos de vivir con tres perchas, dos revistas y un bonsái.
Pero con el tiempo, esas ideas extremas fueron encontrando un espacio en mi cerebro de acumuladora. Y fueron mutando y convirtiéndose en otra cosa. Minimalismo Mutante (cualquier concepto al que le añadas mutante o zombi gana mil puntos).
Nuestro minimalismo no se parece al de las revistas o los blogs. No hay habitaciones con solo un sofá y el ruido de la lluvia de fondo, ni jarrones de cerámica con una flor solitaria. Nuestro minimalismo es como nosotros: ruidoso, excesivo, desordenado y feliz. Pero es minimalismo al fin y al cabo.
Así que hoy quiero daros unos consejos para cambiar el caos y el desorden de la abundancia por otro caos y otro desorden más minimalista. Al estilo Casa Pompón.


1. Haz que el concepto funcione para ti
El minimalismo no es ni tiene por qué ser un concepto universal e inamovible. Piensa qué significa para ti y cómo quieres aplicarlo. Ya habréis oído la famosa frase que dice que no tengas nada en tu casa que no te parezca bonito o útil, y básicamente ese es el concepto que nos ayuda a definir cómo queremos nuestro minimalismo. Vamos, que tienes que encontrar tu propio concepto. Yo, por ejemplo, no renuncio a mis materiales para manualidades, bricolaje y cocina. Son las cosas que me chiflan. El pomelo no renuncia a su material de triatlón. Pero todo lo demás es debatible... Busca lo que es básico para ti y piensa qué puedes hacer con todo lo demás para racionalizar un poco el uso de tu espacio.
2. No te obsesiones: es un proceso continuo
No, no te vas a levantar un día y va a estar todo hecho. Aunque reserves un fin de semana o una semana de vacaciones para limpiar, tirar, recoger y organizar, el trabajo no va a terminarse sin más. Es un trabajo continuo. Vas a tener que planteártelo todos los días. Yo llevo casi dos años intentando convertirme en minimalista y cada vez me cuesta menos y tengo que pensarlo menos. En este tiempo he sacado de mi casa (y no exagero) más de treinta bolsas de basura industriales de "cosas". Al principio me costaba un montón y me pasaba todo el día mirando y volviendo a mirar las cosas, intentando decidir si las tiraba o no... ahora ni lo pienso, las miro y enseguida decido si me las quedo o se van fuera. Es un proceso, hay que aprender y hay que tener claro que van a ser decisiones que vamos a tener que tomar el resto de nuestra vida. Así que no te obsesiones, que el camino es largo.
3. Deshazte de una cosa cada día
Es la manera más fácil de empezar. Todos los días del mundo recoge algo que esté medio roto, que ya no te guste, que no te quede bien, que lleves tiempo pensando en tirar, que simplemente ya no uses... lo que sea. Regálaselo a alguien, tíralo, dónalo, recíclalo... da igual lo que hagas, pero sácalo de ahí. Y al día siguiente escoge otra cosa. Es la mejor manera de empezar a coger el ritmo.
4. No te desanimes
Ya hemos dicho que es un proceso. Y hay momentos de subidón en los que limpias, ordenas y organizas un montón y momentos de los que solo tienes ganas de tumbarte en el sofá y comer Nutella directamente del bote con una cuchara mientras miras capítulos viejos de Fringe o Castle (¿lo he dicho en voz alta?). Si siempre fuésemos una caña de ordenados y organizados no tendríamos el problema de la acumulación. Así que si te apetece salir a pasear con tus amigos, ver una peli o tejer una bufanda en lugar de organizar, adelante.
5. Pon un freno momentáneo a las colecciones
En casa hacemos manualidades, así que hay cajones llenos de botes de cristal, tubos de papel higiénico, cajas de cartón, tapones de botellas... Y también tengo tendencia a comprar libros y revistas. Por el momento está todo en pausa. Si estoy intentando organizar y sigo añadiendo cosas a mi colección, me frustro. Así que las colecciones de la casa están en standby. No significa que no vaya a acumular nunca más, pero por ahora hay que hacer sitio.


6. Usa las cosas
Habréis leído un montón de textos de esos que la gente te envía o cuelga en FB sobre la importancia de llevar la ropa bonita todos los días y de usar los platos de la abuela en lugar de dejarlos en un rincón cogiendo polvo. Aunque detesto el tono lacrimógeno de esos textos, tengo que reconocer que tienen toda la razón. ¿De qué sirve acumular las cosas si luego no las vas a disfrutar? Ponte como objetivo usar las cosas que tienes, a lo mejor descubres que hay cosas que guardas por guardar, pero que realmente no tienen ningún uso.
7. Comparte las cosas
Cuando hablamos de los libros os conté que tengo unas amigas con las que compramos libros en comunidad y los hacemos circular. Así cada una de nosotras guarda una tercera o una cuarta parte de los libros que acumularía. Pues lo mismo aplica a todo lo demás. Nosotros tenemos una tienda de campaña para cinco personas y la usamos, con suerte, una vez al año. Pero no somos los únicos que la usamos, todos nuestros amigos saben que está disponible y que solo tienen que pasar a buscarla. Yo no tengo raclette, pero mi amiga Ruth sí, así que si una noche me apetece, paso por su casa a buscarla. Y ella sabe que si quiere coser algo, puede pasar a usar mi máquina de coser (o mis servicios, porque ella, ni un botón ;^)). En fin, ya lo pilláis, se trata de que cada uno tenga cosas a las que le da cierto uso y de que los demás puedan usarlas de vez en cuando. No hace falta que todos tengamos de todo.
8. Piensa bien lo que metes en casa
Intenta que las cosas ya no pasen por la puerta. Clasifica el correo antes de entrar a casa, por ejemplo. No cojas revistas, periódicos o flyers por la calle. No aceptes cualquier tipo de regalo. Ten mucho cuidado con lo que compras. Parece mentira, pero con el tiempo me he ido dando cuenta de la cantidad de cosas que entraban en mi casa sin que yo me diese cuenta. Folletos de una u otra tienda que me metía en el bolso para leer luego, chorraditas que recogía si íbamos de excursión, tíquets de compra que pensaba ordenar y clasificar cuando llegara a casa... Por no hablar de compras casi compulsivas o tan pequeñitas que no me parecían ni compras. Ahora me lo pienso todo muchísimo. Si voy a comprar algo lo miro y lo remiro y pienso si tengo sitio para ponerlo, si lo voy a usar y si no tengo algo similar.
9. Encuentra tu sistema
Todos los libros que he leído sobre el tema hablan de hacer tres cajas, una para donar, otra para vender y otra para tirar. Parece que esa sea la única manera de funcionar. Pues la verdad es que a mí no me va bien. Al principio me frustraba mucho intentarlo, hasta que entendí que podía hacerlo como me diera la gana, que no había recetas mágicas. Yo lleno grandes bolsas de plástico y las dejo alineadas junto a la puerta para ver lo mucho que he avanzado. Lo tiro prácticamente todo, aunque sí que lleno bolsas de ropa para dar a amigas con hijos más pequeños o de juguetes o libros para llevar al cole de los pompones o a la biblioteca. No vendo casi nada, porque en este país no tenemos tanta cultura de segunda mano como en otros sitios. En esos libros dice también que vayas habitación por habitación y armario por armario. Yo no puedo. Me desespero. Me aburro. Así que ahora me ocupo de varias cosas a la vez y voy saltando de tarea en tarea. Me pongo metas muy pequeñas y concretas. Lo que te quiero decir es que lo hagas como te dé la gana. Que no sigas recetas mágicas, porque no las hay. Que empieces a lo grande o a pequeña escala, da igual, la cuestión es que empieces. Busca lo que te funcione a ti según tu manera de ser y tu espacio.
10. Libera un rincón
Hazte un pequeño bastión, un rincón de la casa que te guste particularmente, que te haga sentir bien y que esté ultra organizado. Yo tengo esta pequeña estantería colgada en el estudio y es lo que miro siempre que el resto de la casa es un caos. Es bonita, es pequeña, está ordenada... me tranquiliza y me da energía para intentar que el resto de la casa quede igual.


Y ya está. Si me hubieseis visto ayer tirar mis catálogos del Festival de Sitges (15 años ininterrumpidos) entenderíais que hay esperanza para cualquiera. Cualquiera. Y que aunque mi casa siga siendo ese desorden interminable, ese caos lleno de cosas, ahora hay muchas cosas menos que antes y casi todo lo que tenemos nos encanta y nos entusiasma.
Espero que os sirvan estas pistas y que si tenéis otras las compartáis con nosotros. ¿Vosotros sois más escarabajos peloteros o minimalistas de 30 prendas de ropa?
Fuente: este post proviene de Tres Pompones, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

12 pequeños cambios: sin químicos

En febrero soy yo la anfitriona de los #12pequeñoscambios. Y estoy nerviosa, nerviosa. ¿Estaré a la altura? Porque este mes toca un tema para el que tengo sentimientos encontrados: los químicos en cas ...

Pussyhat project

Soy feminista. Así, con punto y sin peros. A veces tengo ganas de subirme a un banco de la plaza y gritarlo. A veces tengo ganas de dar un golpe sobre la mesa y aullarlo. A veces tengo ganas de hacer ...

Tratamiento para manos de maker

Siempre he tenido una relación de amor odio con mis manos. No tengo dedos de pianista, sino morcillas encajadas a presión sobre una palma cuadrada. Me muerdo las uñas, me doy golpes, me las despellejo ...

Recomendamos

Relacionado

general objetivos organización para desorganizados

Organización para desorganizados: cómo conseguir cualquier objetivo

Esto es una mezcla de Organización para desorganizados con Posts encadenados. Estoy que lo peto. Os vais a sorprender muchísimo cuando os diga que me cuesta un montón mantener mis buenos propósitos. Sí, ya oigo vuestros "¡Ah!" y vuestros "¡No puede ser!". Efectivamente, me entusiasmo, empiezo un montón de cosas y me cuesta horrores terminarlas. Puede ser una dieta, una serie de ...

general organización para desorganizados superhéroes

Organización para desorganizados: Superhéroes

Los superhéroes son guays. Salvan el planeta de amenazas nucleares o terroristas, o en forma de marinerito inflable gigante (referencia que solo pillaréis los ochenteros y los que tengáis una excelente cultura cinematográfica) o de malo malísimo con ínfulas que quiere dominar el mundo. Se ocupan de robos, crímenes, mafiosos y hasta de extraterrestres. Y por eso son muy infelices. No me malinterpre ...

general organización para desorganizados

Organización mental

Aunque parezca mentira, el lugar más desorganizado de mi entorno no es mi estudio, ni mi armario, sino mi cerebro. Y os juro que si vieseis mi estudio os parecería mentira. Llevo años intentando encontrar un sistema que me funcione, sean agendas, organizadores semanales, pizarras, post-it... cualquier cosa. Y no lo consigo. Yo soy de los que lo tienen todo en la cabeza, o lo que es lo mismo, de lo ...

general cine dvd ...

Organización para desorganizados: pelis

Vuelve con vosotros la sección más esquiva del blog, la que aparece los viernes que me da la gana o que se me ha ocurrido algo digno de compartir. Y suele ser más lo primero que lo segundo. Ya sabéis que en casa somos muy cinéfilos. Hace un tiempo os contamos que todos los viernes hacemos peli y pizza y que estamos intentando que los pompones se familiaricen con las pelis de los ochenta que nos ma ...

costura

Cómo colocar o aplicar un elástico

La cinta elástica se puede pespuntear directamente sobre la prenda o insertar en una jareta (llamado en algunos lugares bastilla). La jareta es un túnel para la cinta elástica, creada con una orilla doblada hacia abajo o con una cinta al bies pespunteada a la tela. Elija una cinta elástica que se adapte a la técnica de costura y a la zona de la prenda donde se va a emplear. En la fotograf ...

general bisutería y complementos decoración ...

IDEAS PARA HACER TU VIDA MÁS FÁCIL

ORGANIZADORES PARA PAÑUELOS A tod@s nos encantan los complementos y vamos juntando pañuelos, fulares para combinarlos que llega un momento que tenemos 50, como nuestra amiga Liliole. En este caso en particular quiere ideas para decorar, verlos todos. y mira que hemos mirado pero es difícil encontrar algo que puedas hacer que sea práctico a la vez. Pensando en la propuesta de Liliole, sacamos un p ...

general mi area de trabajo scrapbooking

Organización scrapera

Recientemente, he comprado unos módulos del Ikea para despejar la mesa de mi zona de trabajo y así tenerla mucho más libre y, de rebote, tener los materiales mejor ordenados y visibles que antes. Si no lo habéis visto aún, en este enlace podéis ver el vídeo que subí del room tour y así podréis comparar. En concreto, los muebles que me compré son del modelo Billy, que podréis ver con detalle ...

más manualidades

ORGANIZACIÓN ANTE TODO

Creo que ya he comentado alguna vez que soy un poco maniática para "el orden" y cuando algo tengo mal organizado, ainssss, hasta que no lo veo bien , no me quedo tranquila... Esto es lo que me pasaba cada vez que tenia que coger alguna cinta,bies ... Me decía a mi misma : "esto no puede seguir así"... Y como todo llega, dediqué la tarde de ayer en hacerme con unos cartoncillos ...

general organización varios

Organización

Este curso lo empece con organización, llevando anotadas las entradas del blog, programando las entradas cada semana o 15 días, dedicando días a cada cosa, haciendo listas de tareas y objetivos... lo fui haciendo en papelitos y libretitas. Este año encontré una agenda que cumple con todos esos papelitos y libretitas. Al estar de moda los planificadores hay muchas en el mercado pero no terminaba d ...

ideas diy objetos decorativos diy ...

DIY centro de organización de la familia!

HOLA mis guapis! Hoy os voy a enseñar una cosa mas chula y encima supe util!! Os va a encantar! Vamos a organizar nuestras vidas ! Tenemos tantas cosas para recordar, no olvidar.. y donde estaba esta ticket? Cuando tenia cita con el medico? COMO? hoy había que entregar el proyecto de colegio? Eso es.. de eso estoy hablando.. estoy segura que no solo pasa a mi! Porque el centro de organizacion es s ...