Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Las locas historias de Einn: Einn y sus amigos. Hoy Josete (Jose T.)

einn y su amigo josete
Al grano: he de contar en pública concurrencia que el matrimonio Pángala está escuchando con demasiada frecuencia que Einn es un desgraciado. Así nos lo dicen en todos los eventos a los que acudimos, familiares y amigos esperan que Einn tenga un golpe de suerte, cosa que no alcanzamos a comprender. Einn es poseedor de grandes tesoros, uno de ellos es la amistad.

Josete, Jose T., hoy nos hablará de Einn:

¿Qué puedo contaros de Einn? Tengo toda una vida llena de anécdotas con él, como cuando trabajando afinando y poniendo a punto la guitarra eléctrica de Eddie Van Halen una tormenta eléctrica se cernió sobre nosotros. No paraba de diluviar y relampaguear, le rogamos que parara, pero él seguía haciendo su trabajo. De pronto, lo inevitable: el rayo más imponente que podais imaginar, cayó sobre él (me dijo que de pequeño ya le había rozado uno y que a causa de este perdió un pezón).  Afortunadamente, esta vez le afectó solo a un testículo, lo que no le impidió finalizar el solo que estaba tocando. Eddie, que estaba presente, le felicito y le dijo que había sido un solo de guitarra ?electrizante?, y aunque Einn no pudo contestarle, le sonrió al tiempo que le caía una lágrima. Más tarde me comentó que de no haber estado rodeado de tanta gente escuchándole, no hubiera acabado el solo de guitarra ya que llego a sentirse un poco indispuesto, además se percató de que llevaba la bragueta bajada.

 

Tal y como he dicho antes, podría comentaros un sinfín de anécdotas como aquella otra en la que se le ocurrió el genial invento del Himnomatón. Para los que no hayáis oído hablar de él, cosa lógica ya que su repercusión se redujo a nosotros dos, la cosa es sencilla. Se trataba de una pequeña cabina, similar a los famosos fotomatones que se pueden encontrar en casi cualquier punto de la ciudad. En el caso del Himnomatón, nada más descorrer la cortinilla que da acceso al pequeño habitáculo, nos encontramos con un confortable taburete giratorio, una pantalla y una ranura por la que introducir monedas. Si, ya sé que hasta aquí, es ?clavadito? a un fotomatón, pero lo bueno viene ahora. Al meter las monedas en la ranura, aparecía en la pantalla un listado de las diferentes naciones del mundo, y al presionar sobre la deseada, inmediatamente empezaba a sonar el himno nacional del país en cuestión. Lo recuerdo bien, se podía ver en la cara de Einn lo que estaba imaginando, hordas de personas haciendo cola para fliparlo por unos momentos, sintiendo los acordes del himno de sus patrias? En fin, brillante.

Animado por su prodigiosa idea, Einn empezó a fantasear con la idea de contratar a la Orquesta Filarmónica de Berlín para que grabase los correspondientes himnos nacionales, pero como yo le indiqué que para eso hacía falta mucho dinero, nosotros solo teníamos treinta y cinco céntimos, y además aún teníamos que comer, la fantasía empezó a decaer. Decidimos que podíamos empezar con el himno español y La Marsellesa ya que eran los dos únicos que conocíamos, y si en lugar de la Filarmónica los tarareábamos nosotros? En fin, que la cosa no cuajó.

Y  aunque son miles y miles las anécdotas de mí querido y maravilloso amigo Einn, creo que tendré que? ¿cómo?, que cuente una más. Vale, pues ya que insistís, os contaré aquella vez que se cayó de un columpio. Estaba balanceándose y balanceándose, y en un momento en el que alcanzó la máxima altura, se soltó la cadena que sujetaba el asiento. Viendo que iba a caer sobre una zona pedregosa e intuyendo que se despellejaría las manos, decidió no usarlas para parar el golpe y hacerlo directamente con los dientes. Que entereza, aún recuerdo cuando diez minutos después se incorporó tambaleándose. No paraba de sonreír y a todo decía que sí, aunque si te fijabas mucho parecía que estaba llorando. Clavado a una roca apareció el diente de oro.

Ahora sí que paro, al menos por hoy, de contaros anécdotas de Einn, mi mejor amigo y mi más leal compañero. No puedo dejar de pensar que aunque hemos pasado mil aventuras juntos, lo conozco desde antes de ayer.

 

¿Enganchado a Las locas historias de Einn y con ansia por revivir sus grandes momentos?, o por el contrario…

… ¡¿todavía no conoces todas las aventuras de Hermógenes Gorgonio Wachi Nao, alias Einn?!.

Sea como sea, esta es la ocasión para ponerte al día, click en cualquiera de los títulos para sumergirte en tan apasionante vida,

Las locas historias de Einn. Episodio 1

Las locas historias de Einn. Episodio 2: En la gran ciudad

Las locas historias de Einn. Episodio 3: Marioneta, botox y mascota

Las locas historias de Einn. Episodio 4: Descubriendo el amor
y si te quieres suscribir como a los coleccionables, pero en plan gratis:

boton suscripcion


La entrada Las locas historias de Einn: Einn y sus amigos. Hoy Josete (Jose T.) aparece primero en .

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias:

¿Cómo se me pudo ocurrir? Por circunstancias que no deseo explicar ahora tuve que mudarme a un barrio bastante conflictivo donde si manifiestas cualquier debilidad estás muerto. Allí imperaba la ley del más fuerte y desde el momento en el que llegué me di cuenta de que tenía que hacerme respetar para que me dejaran tranquilo las numerosas bandas que lo poblaban. Como tenía que adquirir fama de dur ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias. Episodio 25: Einn artista lírico

Tras finalizar el contrato decidí que nunca jamás volvería a trabajar en un ambiente como aquel. Había terminado con los nervios crispados. Durísimas jornadas observando violencia injustificada por doquier. Continuas discusiones entre personas a mi alrededor  y un estado de vigilancia exasperante. No, definitivamente no volvería a trabajar jamás en un parque de bolas. Como tenía bastante tiempo li ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo

Tras un corto paseo que me llevó a cruzar tres tristes provincias decidí sentarme a descansar en un banco de un parque cercano a mi casa. No pude evitar percatarme de aquel tipo que me miraba fijamente. Al principio pensé que sería debido a que el paseo me estaba pasando factura con un pequeño calambre muscular que comenzaba en un gemelo y acababa en un tendón cercano a la nuca, y que me obligaba ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn feriante

Episodio 7. Einn feriante: 1ª parte. Todo iba bien. Acababa de conseguir trabajo como feriante y al día siguiente empezaba en las fiestas del pueblo. Los propietarios de atracciones se desplazaban en varios vehículos, algunos en sus propias caravanas, aunque a mí me tocó ir en una especie de furgoneta junto con otros dos contratados para el verano. Que la furgoneta no tuviese asientos no era un gr ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn motero

Tras cuatro años de duro esfuerzo y sacrificios lo conseguí. Por fin tenía el título que me cambiaría la vida. Habían sido muchas noches de estudio y sueño. Muchos días de dedicación absoluta, pero cada minuto había valido la pena. Estaba feliz, más que eso, exultante y no dejaba de pensar que era el momento de dar el salto y cambiar mi vida de una vez. Me relajé sentándome en el banco de un parqu ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn y la inteligencia XXXXXXL”

Mientras limpiaba la plata en mi labor como ayudante adjunto de criado en la mansión Forat Clot Bujero´s, sentí una especie de estampido justo al empezar a frotar una pequeña lámpara de aceite. Tras unos momentos de confusión inicial y la sensación de haber sido alcanzado por un rayo, escuché un estruendo que identifique como una voz sobrenatural y poderosa. Se trataba de un genio que, según me di ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Einn ve la luz al final del túnel

Nevaba y acababan de renovarme el contrato. Eran cosas absoluta novedad en mi vida y había que celebrarlo. Me dirigí al único bar donde me fiaban, pedí una cerveza y me senté en una de las mesas del fondo, concretamente la que está bajo la tele. Aunque seguramente estaréis pensando que esa tele acabó sobre mi cabeza, he de deciros que no. Antes de sentarme pedí una escalera y la bajé. Era mi proce ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn, lamas y gin tónics”

Cómo pasa el tiempo. Casi sin notarlo y ya llevo tres meses aquí, en Tíbet. Ahora que espero la deliberación acerca de mi última "travesura". Es tiempo de reflexión. No puedo dejar de pensar en el momento en el que aparecieron aquellos cinco monjes en la barra de striptease en la que trabajaba de camarero. Cuando la gente se percató de ellos, hasta se apagó la música y eso que no había d ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 29, Einn en el diván

Tras el accidente del alud, decidí que era hora de visitar al psiquiatra. La orden judicial que me obligaba a hacerlo también me ayudó a tomar la decisión. Últimamente pasaban cosas muy extrañas por mi cabeza. Ideas absurdas como alimentarme a base de empanadillas o ir por la calle  haciendo el robot. Lo cierto es que mi vida había sufrido un vuelco. Bueno, el vuelco lo había sufrido el camión de ...