comunidades

Las locas historias de Einn: “Einn, lamas y gin tónics”

Cómo pasa el tiempo. Casi sin notarlo y ya llevo tres meses aquí, en Tíbet. Ahora que espero la deliberación acerca de mi última "travesura". Es tiempo de reflexión.

No puedo dejar de pensar en el momento en el que aparecieron aquellos cinco monjes en la barra de striptease en la que trabajaba de camarero. Cuando la gente se percató de ellos, hasta se apagó la música y eso que no había disc-jockey y que se reproducía directamente de un radiocasete. Se dirigieron directamente hacia mí y me preguntaron si mi nombre era Einn, en un perfecto español que solo fui capaz de entender cuando me pasaron un folio mecanografiado. Les conteste que sí, que yo era Einn y les pregunte qué querían. Como eran monjes, pero no estaban tontos y tenían sed, se pidieron unos gin-tonics. Una vez vacíos los vasos y con las lenguas un poco más sueltas por lo que ya se les entendía, me informaron de que venían para llevárseme a Tíbet ya que al parecer el horóscopo les había comunicado que yo, era la reencarnación del lama Juancho.

¿Cómo puedo ser yo la reencarnación del lama Juancho, si ni siquiera sé dónde está Tíbet ni lo que es un lama. Además, tampoco me gusta ese corte de pelo que lleváis ni el color naranja? ¿Es lo de lama compatible con mi tatuaje de Barón Rojo?

El que llevaba la voz cantante de los cinco, un tal Aga3,1416to, me pidió otras bebidas mientras los otros no paraban de sonreír. Les puse unos vodkas con naranja para que hicieran juego con sus túnicas, siempre he sido muy de combinar las bebidas con la moda, y reparé en que como todo se había paralizado a su entrada, no había música en el local y la stripper estaba colgada en medio de la barra y que tenía la parte interior de los muslos súper enrojecida. Encendí de nuevo el radioca y la chica siguió bailando. Le pedí a mi compañero Gregor, que, por cierto, se apellida Ypek, (si, es una risa) que ocupase mi lugar e invité a los monjes a que pasaran a un reservado para poder hablar tranquilamente y no espantasen a la clientela.

Una vez allí, me repitieron la historia del lama Juancho y yo les confesé que al único lama que conozco es a un tal Lorenzo Lama, o Lamas, pero que lo desconozco todo de su cultura.

Me contaron que cuando murió el lama, dejo instrucciones precisas de cómo sería su nueva reencarnación, de dónde viviría y muchos datos secretos más que no podían darme en ese momento, y que aunque estaban absolutamente seguros de que yo era JuanchoL (apocope de Juancho lama, no confundir con nombre élfico), debía superar unas pruebas antes de llevarme al monasterio donde se me consideraría un ser sagrado.

Hasta escuchar lo de "ser sagrado", la idea no me hacía mucha gracia, pero ahora?, ahora era para pensárselo.

La primera prueba consistía en que me presentaban distintos objetos que pertenecieron a JuanchoL y yo, siendo como se suponía su reencarnación, debía distinguir el que me hubiese pertenecido en vida.

Los objetos colocados sobre la mesa eran los siguientes: un pequeño cuenco cerámico que se usa sobre todo para tomar té con tsampa, una alfombra multicolor típica de la zona de Nepal, un juego de túnica naranja usada la que llaman dra-che, un sándwich mixto, calzado usado de un tipo que no sé cómo lo llaman ellos pero que yo llamo chancletas roñosas, y un mechero Zippo con el careto de Rocky grabado en un lado y la bandera americana por el otro.

Sin pensarlo opté por el sándwich, pero me indicaron que había sido un error, que se lo dejo el monje que estaba colocando las cosas y que tenía que elegir nuevamente.

Bueno, pues entonces elijo?, el Zippo.

Me pareció la elección lógica ya que el resto de los objetos, eran pura basura. Mi basura, al parecer.

Sentí que había pasado satisfactoriamente la primera prueba ya que los monjes estaban bastante contentos, aunque igual era debido a que seguían bebiendo como si se fuesen a morir y después reencarnarse en abstemios. Sinceramente, me desconcertó un poco que en mitad de aquello se pusieran a bailar el Aserejé. Extraña cultura?

La segunda y última prueba consistía en interpretar una canción con uno de los instrumentos que el lama dominaba, ya que por su amor a la música se le conocía como el Georgie Dann tibetano. Me dieron a elegir entre un Tinghsha o crótalos tibetanos, (como unos platillos) un Gantha con dorje (campana tibetana), una trompa tibetana y un Dyangro (tambor chamánico tibetano). En esta prueba se valoraba la ejecución y el tema elegido. Tras pensarlo un ratito en el que alguno de los monjes se llegó a dormir, decidí darlo todo y elegí la campana como instrumento, y como temita musical, la banda sonora del Sálvame Deluxe.

Tras cinco minutos de dale que te pego a la campanita, hacer algunos ruiditos con la boca e imitar al gran Cañita Brava, decidí parar justo cuando los monjes empezaban a cortarse las venas. Una lástima, la prueba había salido mal. Uno llego a decirme que le había parecido reconocer la música de "La muerte tenía un precio", pero jamás la banda sonora de "Help me de Lujo", que así es como lo traducía la Tíbet TV. Parece ser que en el monasterio cuando iban al peluquero le decían que se lo cortase a lo Kiko Matamoros.

Como los vi tan tristes tras mi relativo fallo en la prueba decidí contarles un chiste.

Va un hombre andando por la calle y se le acerca un anciano un tanto compungido que le dice:

Perdóneme, pero es que tengo un pequeño problema, por favor, ¿podría usted empujarme?

A lo que el hombre le responde

Naturalmente, ¿dónde tiene usted el coche?

¿El coche? No, si es en los columpios.

Contrariamente a lo que cabía esperar tras un chiste así de bueno, vi como empezaban a aflorar las lágrimas de sus ojos de manera inmediata. Lo achaqué a la diferencia de culturas, a que eran unos "desaboríos", y a que empezaba el bajón del alcohol; pero justo cuando empezaba a disculparme me abrazaron todos diciéndome que esa era la prueba definitiva de que yo era JuanchoL ya que, ese era el chiste "favorido", (que interpreté como una mezcla de favorito y preferido, y así me confirmó lo del alcohol) del lama. Decían que siempre lo contaba, que había llegado a recibir auténticas palizas por plasta, y que todos los monjes estaban hasta las ????? (*) de oír siempre la misma gracia.

Tras enjugarse las lágrimas y terminarse sus respectivos bocadillos de panceta que nunca supe de donde salieron, el monje de más altura que pasaba holgadamente del 1.40 me dijo:

El lunes salimos para Nepal así que, sería conveniente que el tatuaje de Barón rojo lo lleves a anaranjar para hacer juego con la nueva túnica, y hablando de túnicas?, cinco gin-tonics más.

 

Continuará?

(*) Si, significa lo que os imagináis en nepalí. Acude al traductor de Google si no me crees.

La entrada Las locas historias de Einn: “Einn, lamas y gin tónics” aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn vuela a Tibet”

Continuamos donde lo dejamos en el capítulo anterior. Tal y como dijeron los monjes, el lunes partimos hacia Tíbet. Tras muchas horas de avión y numerosas escalas llegamos por fin a Lhasa. El viaje me resulto bastante incómodo y todo por culpa de los monjes. Unas horas antes de nuestra partida desde España, decidí que acudiría a mi última jornada de trabajo ya que llevarme al monasterio un poco de ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Episodio 17, Good bye Tíbet

En cuanto abrí los ojos sentí aquel increible dolor. No me podía mover y fueron unos monjes los que me levantaron del suelo. No debían estar muy fuertes porque fueron necesarios doce para hacerlo. Cuando por fin pude mover algunas partes del cuerpo, gracias a las friegas que me realizaron con un alcohol extremadamente fuerte, dirigí la mirada hacia la cama y contemplé que se trataba realmente de u ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo

Tras un corto paseo que me llevó a cruzar tres tristes provincias decidí sentarme a descansar en un banco de un parque cercano a mi casa. No pude evitar percatarme de aquel tipo que me miraba fijamente. Al principio pensé que sería debido a que el paseo me estaba pasando factura con un pequeño calambre muscular que comenzaba en un gemelo y acababa en un tendón cercano a la nuca, y que me obligaba ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn feriante

Episodio 7. Einn feriante: 1ª parte. Todo iba bien. Acababa de conseguir trabajo como feriante y al día siguiente empezaba en las fiestas del pueblo. Los propietarios de atracciones se desplazaban en varios vehículos, algunos en sus propias caravanas, aunque a mí me tocó ir en una especie de furgoneta junto con otros dos contratados para el verano. Que la furgoneta no tuviese asientos no era un gr ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn y sus amigos. Hoy Josete (Jose T.)

Al grano: he de contar en pública concurrencia que el matrimonio Pángala está escuchando con demasiada frecuencia que Einn es un desgraciado. Así nos lo dicen en todos los eventos a los que acudimos, familiares y amigos esperan que Einn tenga un golpe de suerte, cosa que no alcanzamos a comprender. Einn es poseedor de grandes tesoros, uno de ellos es la amistad. Josete, Jose T., hoy nos hablará de ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn motero

Tras cuatro años de duro esfuerzo y sacrificios lo conseguí. Por fin tenía el título que me cambiaría la vida. Habían sido muchas noches de estudio y sueño. Muchos días de dedicación absoluta, pero cada minuto había valido la pena. Estaba feliz, más que eso, exultante y no dejaba de pensar que era el momento de dar el salto y cambiar mi vida de una vez. Me relajé sentándome en el banco de un parqu ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn y la inteligencia XXXXXXL”

Mientras limpiaba la plata en mi labor como ayudante adjunto de criado en la mansión Forat Clot Bujero´s, sentí una especie de estampido justo al empezar a frotar una pequeña lámpara de aceite. Tras unos momentos de confusión inicial y la sensación de haber sido alcanzado por un rayo, escuché un estruendo que identifique como una voz sobrenatural y poderosa. Se trataba de un genio que, según me di ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 19, Einn en televisión

Antes de nada quisiera comunicarles que nuestro espacio se emite hoy en un nuevo formato. Adaptándonos a los nuevos tiempos disponemos de un profesional que trasladará todo lo que aquí se diga, en lenguaje para sordos y además cuenta, también a partir de este momento, con traductor simultáneo para la emisión hacia los países de habla lapona. Hoy  en nuestro programa contaremos con la presencia de ...

general sin categoría

Las locas historias de Einn: episodio 9. Einn, el poni y el alien

Las locas historias de Einn. Episodio 9. Einn, el poni y el alien Era mi último día de contrato en la feria. Había cargado la mini carreta tirada por Jonás, uno de los ponis de la atracción de feria que tenía un poni gemelo al que también le llamábamos Jonás. Les llamábamos los Jonas Brothers. Me encontraba yendo por el camino al campo, donde me disponía a verter los desechos producidos por los an ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...