Blog de chocoleta Idea guardada 1 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Hagamos un sencillo y barato 'softbox'

Un truco para mejorar las fotos de tu blog

Muchos trabajos de manualidades tienen superficie curva y brillante: casi todos los de bisutería, bastantes adornos en decoupage, y tantos otros. Fotografiarlos supone una pelea enconada con los reflejos, que falsean el aspecto de la pieza y ofrecen detalles indeseados de la habitación, !incluso muchas veces vemos reflejada a la propia fotógrafa!

 

Esos detalles acusan poca calidad gráfica. Si queremos presentar de forma impecable en nuestro blog o en el foro montajes de bisutería, botes y otros muchos objetos, debemos evitar los perniciosos reflejos. !La buena noticia es que resulta no sólo sencillo, sino barato! El truco se llama ‘softbox’. Es decir, una humilde garrafa de plástico.

 

 

 

 

 

Aquí tenemos varias piezas que nos permiten apreciar el inconveniente. Las superficies curvas reflejan casi toda la habitación, y en cualquier posición ofrecerán reflejos molestos. Observemos la parte izquierda del colgante en forma de corazón, la piedra de color rojo, y la talla celeste. La suave luz de la ventana, tan adecuada para la infinidad de trabajos, arranca molestos brillos en los objetos pulidos y reflectantes.

Otro ejemplo de superficie sensible a los reflejos. Podemos ver fácilmente la ventana de la cocina que se abre a la izquierda. Dado que la superficie en los bordes es curva, no hay forma de esconder la molesta aparición.

Os presentamos el arma secreta para fotografiar con estilo montajes de bisutería y objetos brillantes en general: ¡una garrafa de plástico! Normalmente se fabrican en color blanco, y el material es traslúcido: las cualidades que debe tener un softbox. En un almacén de accesorios de fotografía, un softbox del tipo iglú para fotos de joyas cuesta normalmente más de 60 euros. Nosotros hemos conseguido nuestra ‘garrafa-softbox’ por 3 euros.

Una garrafa es algo que nunca asociaremos con las refinadas piezas de bisutería, y sin embargo ante la cámara demuestran una excelente química. Las paredes de plástico difuminan la luz de forma ideal, y evitan que se reflejen los objetos de la habitación, como las puertas y los marcos de los cuadros. Basta abrir un ventanuco en la garrafa, y poner dentro los objetos sobre una tela blanca.
Marcamos con el rotulador la línea de corte.

Con un cúter abrimos fácilmente la ventana. Cortaremos por tres lados, dejando la parte de arriba.

Hemos reducido al mínimo la presencia de reflejos. La ventana sirve de práctico ‘toldo’ para evitar que por el hueco lleguen destellos indeseados a los objetos que deseamos fotografiar.

Ahora hemos vuelto a fotografiar los tres adornos de bisutería, dentro de la garrafa, en el mismo sitio, a la misma hora y con el mismo ángulo respecto de la ventana. ¡Los molestos brillos desaparecen por completo! Podemos apreciar todo el dibujo del colgante en forma de corazón, la piedra de color rojo está bien iluminada sin que se refleje la ventana, y la talla de color azul muestra un cálido aspecto en todas las facetas.

Por su parte, la tapadera de la caja de porcelana ofrece ahora un aspecto mucho más satisfactorio. Apreciamos el relieve y la pulimentada superficie, sin que ni los brillos ni los reflejos nos distraigan. Con este sencillo truco, las fotos de tu blog ofrecerán la calidad que tus trabajos merecen.



¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado