comunidades

Cómo hacer jabón líquido (II)

El método de la pasta

bote de jabón líquido azul
Una de las técnicas que conocemos para elaborar nuestro propio jabón líquido es el método de la pasta. Para conseguirlo, vamos a necesitar tiempo, paciencia y sobre todo mucho calor. Si sigues nuestras instrucciones, al final del proceso obtendrás un jabón artesanal y personalizado, ya que serás tú quien decida el color, la fragancia, su textura e incluso la cantidad de espuma que quieras que produzca.

 

Este método tiene cierto parecido al proceso en frío: se añade una solución cáustica a las grasas calientes y luego se remueve hasta que la mezcla se espese y cuaje. Aquí los procesos se separan porque el nuestro continuará calentando el jabón cuajado hasta que se neutralice; o lo que es lo mismo, hasta que consigamos que sea transparente.

 

?Qué necesitamos?

El ingrediente base son las grasas. Éstas serán sólidas o líquidas y de ellas dependerán la transparencia, textura e incluso la cantidad de espuma que genere nuestro jabón. El aceite de coco, el de palma y sebo o la manteca de cacao, pertenecen al grupo de las sólidas, mientras que el aceite de oliva, el de ricino y el de ricino sulfonado, son del segundo tipo. Las ceras son químicamente similares a los aceites y, en pequeñas cantidades, aumentan la hidratación del jabón. Puedes usar lanolina o jojoba. Hidróxido de potasio (lejía), es la base cáustica. La puedes encontrar líquida o en polvo. Los disolventes nos ayudarán a conseguir la transparencia de nuestro jabón: alcohol (etílico o isopropanol), glicerina e incluso el azúcar. Agua blanda o destilada, bórax (por sus propiedades detergentes y ablandadoras), neutralizantes, carbonato de potasio, conservantes, bactericidas, etc.  

Elaboración

Prepara el caldero doble: en un caldero de unos 19 litros, llena 8 ó 10 cm. de agua. Ponla a calentar y mantén una ebullición moderada y constante.  

caldero
aceites&grasas


Añade aceites y grasas: pesa las grasas y los aceites e introduce en una cazuela, en primer lugar, todas las grasas o ceras sólidas y cuando se hayan diluido, añade los aceites. Una vez hayan alcanzado los 71º C, reduce el fuego al mínimo y mantén esa temperatura. Las proporciones dependerán de cómo prefieras la concentración del jabón.

 

Prepara la solución de lejía: la lejía es bastante cáustica y su contacto puede causar quemaduras. Usa siempre gafas y guantes al manipular la materia granulosa, las soluciones de lejía y el jabón no neutralizado.

lejía en polvo
mezcla lejía&agua


Mide bien la proporción de agua de la solución y viértela en un recipiente de dos litros o mayor. Pesa la lejía en polvo, echa los gránulos en el agua (A), y remueve hasta que se disuelvan (B). Ten cuidado de no inhalar los vapores que se liberan; la temperatura ascenderá hasta los 65º C casi al instante y el vapor, incluso, será ligeramente cáustico.

 

Añade la lejía a los aceites y remueve: deja que enfríe la solución de grasas y aceites hasta los 60º C y, luego, añade con un chorro fino y regular la solución de lejía, mientras sigues moviendo de forma constante a 71º C. Luego, con una batidora o una picadora remueve hasta que el jabón se ponga bastante viscoso; esto llevará un tiempo. Esta fase es importante para evitar que el jabón y la solución de lejía se separen.

 

aceite&lejía
batir mezcla aceite&lejía
remover mezcla aceite&lejía


Consejos: que los aceites y la lejía se mezclen dependerá de la temperatura, que tendrá que estar entre 71º y 76º C, el tipo de aceite, ya que de sus propiedades depende si tienen facilidad para espesar o alcanzar más calor (el de coco aumenta su temperatura y espesa más rápido que el de oliva) y la velocidad: una batidora, siempre será más rápida que tu mano. Puedes mezclar los aceites calientes y la lejía la noche antes, removiendo solamente 5 ó 10 minutos. Cubre la cacerola con una manta y deja reposar. Al día siguiente repite la acción hasta que espese. Si añades alcohol etílico a la solución (menos de 100 gramos), acelerarás la saponificación.  

Cuece la pasta

Una vez que ha espesado el jabón, introduce el cazo dentro del caldero doble y déjalo calentar durante 5 ó 10 minutos. Si tienes una tapadera para cubrir las dos cazuelas, úsala y así conservarás el calor. Pasado este tiempo comprueba si la lejía y el jabón se han separado. En el caso de que así sea, bastará con que remuevas de nuevo la solución.  

jabón espeso
masa opaca


No te alarmes si la pasta se hincha; atrapa fácilmente el aire. Remuévela un rato cada 20 ó 30 minutos durante las siguientes tres horas; las burbujas desaparecerán. Durante la primera hora la masa es opaca y blancuzca, pasado este tiempo, se irá volviendo translúcida.

 

Comprueba si has conseguido la transparencia

Vierte 28 gr. de jabón en 57 gr. de agua destilada en ebullición. Si al enfriarse la muestra presenta un intenso aspecto lechoso, significa que aún quedan ácidos por neutralizar, por lo que habrá que cocer y remover de nuevo durante media hora más. Transcurrido este tiempo repite la acción. Si al cabo de cuatro horas no has conseguido un jabón claro, tal vez no hayas medido bien las proporciones de los ingredientes.  

jarra de jabón líquido
botes de jabón líquido


 

Diluye el jabón

hervor agua y añadir pasta
Pon a hervir agua y añade la pasta. Ayúdate de una batidora para dispersarla. Cuanto mayor sea la cantidad de jabón que contenga, mayor será su concentración y costará más que se disuelva. Puedes solventar este problema añadiendo alcohol (de 60 a 100 gr.) o simplemente aumentando la cantidad de agua. Aun así, se disolverá igualmente si la dejas cocer a fuego lento, cubierta con una tapadera.  

Tabla de disolución

En esta tabla tienes los porcentajes de jabón que tienes que utilizar, en función a la cantidad de agua que añadas por cada 453 gr. de pasta.

15% de jabón para 1.360 gr. de agua por cada 453 gr. de pasta. 20% para 907 gr. 25% para 624 gr. 30% para 454 gr. 35% para 340 gr. 40% para 255 gr.  

Neutralización

añadir neutralizantes
Tras haber cocido y diluido el jabón, tendrás que añadir "amortiguadores" para bajar el pH hasta que sea neutro: 9´5 - 10. Es preciso, porque esta receta se ha formulado con un ligero exceso de lejía para asegurar que todos los ácidos grasos se disuelvan. Para ello utilizaremos los neutralizantes: ácido cítrico, ácido bórico o bórax.  

Disuélvelos en agua antes de añadirlos al jabón líquido. Para obtener una amortiguación al 20%, añade 57 gr. de ácido cítrico o bórico a 227 gr. de agua destilada hirviendo. Remueve hasta que se diluya. El ácido bórico se depositará en el fondo de la solución cuando se deje enfriar, por tanto, tendrás que calentarla antes de añadirla a la mezcla de jabón.

 

Añade los colores y fragancias

añadir colores y fragancias
El momento ideal para añadir los colores y fragancias es inmediatamente después de la dilución y neutralización, mientras el jabón aún está próximo al punto de ebullición. Las fragancias no se disuelven con el líquido frío, así que viértelas cuando esté caliente y remueve para ayudar a que se dispersen. Hay que añadir los colores en pequeñas cantidades porque con un poco ya se nota bastante.  

Los aceites y fragancias enturbiarán el jabón porque no son del todo solubles. En el caso de los colores puedes salvar este problema usando aquellos con base de glicerina o solubles en agua. Si quieres añadir conservantes hazlo cuando la solución esté caliente, de esta manera se repartirán de forma homogénea.

 

Aislamiento

tarros para aislamiento
Vierte el jabón enfriado en unos tarros o botellas, cierra las tapas y déjalo reposar durante una o dos semanas. Esta fase de reposo se llama 'aislamiento'. Durante este tiempo el enturbiamiento provocado por la adición de las fragancias y los ácidos que no se diluyeron bien, se irá disipando y el jabón adquirirá un color más brillante.  

El mejor lugar para aislar el jabón es un sitio fresco, como un sótano. Los recipientes de plástico o cristal nos facilitarán observar el cambio. Si utilizas bórax como agente emulsor o espesante, añádelo al jabón después del aislamiento.

 

dosifucador de jabón
Si el jabón continúa turbio después de dos semanas de aislamiento, es posible que no hayas medido bien las cantidades iniciales de aceites y lejía, o que no se haya cocido bien la pasta. No se puede hacer gran cosa, pero podemos intentar añadir algunos agentes aislantes para aclararlo: alcohol, glicerina y azúcar. La proporción adecuada es de 60 gr. por cada 100 gr. de estos disolventes. Sin embargo no podemos excedernos ya que puede disminuir la espuma del jabón.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

más manualidades jabones potasio ...
Los jabones naturales vuelven a estar de moda

Hoy en día, los jabones artesanales y naturales han vuelto a ponerse de moda, y así lo vemos, con la proliferación de tiendas que venden este tipo de productos. La fabricación de jabón frío ha sido el método favorito en las cocinas durante casi treinta años. El proceso en caliente es nuevo y poco conocido, lo cual genera inseguridad y rechazo. Pero, en realidad, el procedimiento con calor es muy s ...

aceites jabones perfumes ...
Pomelo y fresas

Todo jabón que es bueno para la piel, también huele bien y parece comestible. Los de frutas no son una excepción, gracias a las diferentes formas de incorporar efectos frutales al jabón. Mientras algunas fragancias florales artificiales pueden resultar algo anodinas, en el mercado hay aromas frutales fantásticos. También puedes licuar frutas frescas y añadirlas a la mezcla de hidróxido de sodio y ...

más manualidades jabones moldear ...
La técnica es muy sencilla

Es muy fácil trabajar con jabón moldeable: se derrite la base; se le añade un poco de color, fragancia y otros aditivos; !y de ahí al molde! Este proceso se llega a dominar muy rápidamente, con lo que pronto adquirirás la técnica y la confianza necesarias para despegar y atreverte con proyectos más complicados o, incluso, a crear los tuyos propios. Una vez que tienes los utensilios y materiales ad ...

jabones canela jabón ...
Aprovecha las propiedades de la miel

Los jabones que contienen cera de abejas tienen muchas ventajas: cuajan rápidamente, dan una textura sólida y agradable, y el olor de la miel es sencillamente maravilloso. Usar cera refinada puede ser una excelente opción, aunque también puedes comprarla en barras de 28 gramos en tiendas de muebles, ya que se utiliza para embellecer la madera. La que se emplea en lociones y pociones cosméticas es ...

jabón aceite reciclado detergente ...

De toda la vida hemos visto a nuestras madres y abuelas hacer jabones para limpiar la casa con aceites reciclados, pero las recetas de unas familias a otras varían (si es que siguen alguna receta y no lo hacen a ojo) y por eso los resultados no siempre son los esperados. ¿Por qué pasa esto? El proceso de fabricación del jabón es muy exacto ya que para una cantidad de aceite concreta le correspond ...

sabias que como hacer jabón líquido casero fácil y rápido como hacer jabón líquido casero para manos ...

Aquí se muestra cómo hacer jabón líquido con dos diferentes recetas. El jabón líquido que usa en su casa puede agotarse rápidamente esto debido a que se utiliza continuamente, para lavarse las manos principalmente. A nivel de tienda, el precio del jabón líquido es un poco alto, especialmente los jabones líquidos hechos con ingredientes naturales. En lugar de gastar dinero en jabón líquido, a conti ...

jabones frutas jabón ...
San Clemente y pepino

Las frutas y las hortalizas son ingredientes fundamentales a la hora elaborar jabones artesanales en casa. Sus excelentes propiedades para la piel hacen de ellas nuestras mejores aliadas en los tratamientos higiénicos y cosméticos. Por eso, en esta ocasión, os recomendamos dos jabones únicos: de pepino, uno de los vegetales más utilizados para las mascarillas; y de San Clemente, elaborado con cítr ...

jabones aceites flores ...
Hazlos en casa

¿Como hacer jabones naturales y no fallar en el intento? Si bien, la rosa y el jazmín son dos de los aromas de flores más preciados, mientras que los aceites de esencias de brotes de lavanda tienen propiedades antisépticas y antidepresivas. La caléndula es otro valioso recurso para el fabricante artesano de jabón y es buena para cuidar las pieles agrietadas y cuarteadas. Aunque rara vez se encuen ...

ideas diy cómo hacer jabones jabones de glicerina ...

El jabón es un producto de higiene que usamos diariamente, el cual, lo podemos encontrar de forma líquida, en polvo o en pastilla, siendo esta última su modelo más extendido. A día de hoy, sus funciones se han implementado, un ejemplo de ello, son las pastillas que al contacto con el agua efervescen y sirve como relajante o los dedicados a la limpieza de la cara, que generalmente, se utilizan en f ...