comunidades

Las locas historias de Einn: Episodio 20, La analítica de Einn

Últimamente no me encontraba muy bien de salud. Había sufrido unos cuantos desmayos. Es cierto que los tres primeros se debieron a las respuestas que obtuve de los tenderos acerca de los precios de algunos de sus productos, por ejemplo cuando el frutero me dijo lo que costaba un aguacate, o cuando pregunté el precio de las fichas para una vuelta en coche de choque o qué costaban cien gramos de jamón de bellota. Pero el cuarto desmayo no se me ocurría atribuirlo a nada, así que decidí acudir al médico. Intenté pedir cita por internet pero las fechas que aparecían disponibles no me venían bien, mas que nada porque como no eran del año en curso? Como no me amilano fácilmente, decidí llamar por teléfono y  las fechas disponibles eran las mismas, así que fingí que tenia los síntomas de una enfermedad rara y deje caer el nombre ébola como si tal cosa. Aun no había acabado de hablar por teléfono y ya me estaba recogiendo una ambulancia. Una vez en el hospital tuve que aclarar que yo había dicho que lo de la enfermedad -era bola-, no ébola, pero no me creyeron y aún estoy pagando la factura.

Como ya me estaban atendiendo en urgencias, les conté mi caso y decidieron realizarme una revisión completa. Lo primero el análisis de sangre. Para tranquilizarme, el sanitario, un tal Dracull me hablaba acerca de Vlad Tepes, más conocido como "El empalador", uno de sus ídolos. Yo fingía que aquella conversación me relajaba soltando una carcajada cada diecisiete segundos, pero estaba tan tenso que no creí que la aguja fuese a poder clavarse en mi brazo. Cuando llegó el momento la aguja entró indoloramente y  sonreí. Estaba tan tranquilo que me armé de valor y decidí mirar cómo extraía la sangre.

Seis días más tarde desperté en una cama de la unidad de cuidados intensivos. Al parecer sufrí varias paradas cardiorrespiratorias y todas debidas a la impresión. Afortunadamente ya había pasado todo. Trajeron una bandeja con comida, bueno comida según ellos, porque allí no se veía panceta por ninguna parte?. Tras unas horas en observación me dieron el alta y me indicaron la fecha en la que tenia cita con mi doctora de cabecera.

El día de la cita, me presente el primero en el centro de salud. Como faltaba bastante para la hora de mi cita, decidí echarme una cabezadita. Desperté sobresaltado al escuchar mi nombre. Aquel lugar se había transformado en el hogar del jubilado. Nadie tenia menos de setenta años y entre la confusión de haberme despertado alterado, llegué a pensar que había estado durmiendo décadas. Una vez tranquilizado, me levanté y entré en la consulta.

Tras saludarme y explicarle yo todo lo acaecido, la doctora procedió a revisar el informe que había recibido del hospital. Tras varios minutos en silencio en los que su cara pasaba de manifestar incredulidad a terror disimulado, me felicitó.

 

-Enhorabuena, es usted la persona viva con mayor índice de colesterol del mundo y no lo digo figuradamente ya que como puede ver , aparece su análisis junto con un diploma y la certificación de "El libro de los récords Guinness", además de una invitación a aparecer en una serie de Nacional Geografic.

-Muchas gracias. Aun pensaba yo que me diría algo malo.

-Pero hombre de dios, como no va a ser malo esto. Es un problema muy serio que en sus niveles hace que sea un milagro que siga vivo. Vamos a ver, lo primero la dieta. ¿Come usted verduras?

-¿La panceta es verdura?

- No. Verduras son el tomate, la lechuga?

-Tomate si tomo.

-¿En ensaladas?

-No, en bocadillos de panceta.

-¿Pero cuánta panceta come usted?

-Pues desayuno café y unas tostadas con finas lonchas de panceta. A media mañana un bocadillo de panceta. Para comer panceta cocinada de distintas maneras. Como merienda medio bocadillo, que hay que cuidarse, de panceta y para cenar no suelo cenar

-Eso se ha acabado. A partir de ahora dieta y ejercicio. Ahora mismo le preparo una dieta y le imprimo unos consejos?, ¡pero, madre mía! ¿de dónde se ha sacado usted ese bocadillo de panceta?

einn y la panceta


Ejercicio y dieta. Con dos palabras convirtió mi vida en un infierno. Decidí que saldría por las mañanas a correr un ratito, pero nada mas salir de casa me arrolló un runner y a los cinco minutos me golpeó un ciclista de los que van por la acera y mientras todavía cojeaba me atropelló un coche en pleno paso de cebra. Si la cosa seguía en esa progresión lo siguiente era un autobús, así que decidí volver a mi casa y apuntarme a un gimnasio.

Nada más entrar, localicé mi objetivo, la cinta de correr. Bueno mi idea era empezar andando y el plan era que a la semana o así estaría en condiciones de derrotar a los keniatas en el maratón. Ahora era el momento de empezar a caminar.  Alguien me dijo que lo ideal era comenzar haciendo unos cinco km en una hora, pero tras tres tristes horas mi podómetro personal marcaba novecientos metros y estaba agotado por el esfuerzo. Al día siguiente comencé de nuevo el ejercicio y al cabo de las dos horas tenía calambres en todo el cuerpo, fue entonces cuando el monitor se me acercó y me dijo que si encendía el aparato igual la experiencia mejoraba. Cuando le dio al botón y la máquina empezó a mover el suelo me saltaron las lagrimas y tuve una aparición, fruto sin duda del esfuerzo, en la que la virgen me colgaba una medalla olímpica. Fue el éxtasis. Parecía que iba corriendo y de hecho, la velocidad empezó a incrementarse de tal manera que lo siguiente que recuerdo ya es en la silla de ruedas.

Como no podía ir al gimnasio, empecé con la dieta. Me acerque a comer donde siempre, al club de jubiletas que era donde los bocatas de panceta eran más económicos, pero esta vez pedí una ensalada.

Al oír ensalada, todos dejaron de hablar de golpe. El pasodoble que estaba sonando también paró. Comenzaron a cuchichear entre ellos y algunos me señalaban. Inmediatamente empezaron las risotadas y el cachondeo, así que tuve que decirles que no era para mi, que era para un proyecto científico relacionado con alienígenas y que lo que iba a pedir para mi era lo de siempre, panceta. Cuando salí del club le entregue el bocata a un Hare Krishna y cuando le dio el primer bocado, a los dos nos saltaron las lagrimas.

La entrada Las locas historias de Einn: Episodio 20, La analítica de Einn aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo

Tras un corto paseo que me llevó a cruzar tres tristes provincias decidí sentarme a descansar en un banco de un parque cercano a mi casa. No pude evitar percatarme de aquel tipo que me miraba fijamente. Al principio pensé que sería debido a que el paseo me estaba pasando factura con un pequeño calambre muscular que comenzaba en un gemelo y acababa en un tendón cercano a la nuca, y que me obligaba ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 23, Einn y la secta

Acababa de ver en la televisión un reportaje acerca de las sectas y comencé a reflexionar acerca de lo realmente ofrecen y lo que te piden. En la crónica,  comentaban que al principio las personas que entran en la secta se sienten arropadas y queridas. Como siempre había tenido carencias afectivas al haberme criado sin familia, ese punto me llevo a pensar que tal vez podría "aprovecharme" ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias. Episodio 25: Einn artista lírico

Tras finalizar el contrato decidí que nunca jamás volvería a trabajar en un ambiente como aquel. Había terminado con los nervios crispados. Durísimas jornadas observando violencia injustificada por doquier. Continuas discusiones entre personas a mi alrededor  y un estado de vigilancia exasperante. No, definitivamente no volvería a trabajar jamás en un parque de bolas. Como tenía bastante tiempo li ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 29, Einn en el diván

Tras el accidente del alud, decidí que era hora de visitar al psiquiatra. La orden judicial que me obligaba a hacerlo también me ayudó a tomar la decisión. Últimamente pasaban cosas muy extrañas por mi cabeza. Ideas absurdas como alimentarme a base de empanadillas o ir por la calle  haciendo el robot. Lo cierto es que mi vida había sufrido un vuelco. Bueno, el vuelco lo había sufrido el camión de ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn. Episodio 2: En la gran ciudad

He aquí el segundo episodio de Mr. Pángala colaborando en el blog, si te perdiste el primero no dejes de leerlo, la apasionante historia de Hermógenes Gorgonio Wachi Nao Las locas historias de Einn. Episodio 2: En la gran ciudad. El efecto que me causo la llegada a la ciudad fue tremendo, luces por doquier, miles de personas a mi alrededor, vehículos por todas partes, tiendas, jardines y grandes r ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Episodio 17, Good bye Tíbet

En cuanto abrí los ojos sentí aquel increible dolor. No me podía mover y fueron unos monjes los que me levantaron del suelo. No debían estar muy fuertes porque fueron necesarios doce para hacerlo. Cuando por fin pude mover algunas partes del cuerpo, gracias a las friegas que me realizaron con un alcohol extremadamente fuerte, dirigí la mirada hacia la cama y contemplé que se trataba realmente de u ...

general sin categoría

Las locas historias de Einn: episodio 9. Einn, el poni y el alien

Las locas historias de Einn. Episodio 9. Einn, el poni y el alien Era mi último día de contrato en la feria. Había cargado la mini carreta tirada por Jonás, uno de los ponis de la atracción de feria que tenía un poni gemelo al que también le llamábamos Jonás. Les llamábamos los Jonas Brothers. Me encontraba yendo por el camino al campo, donde me disponía a verter los desechos producidos por los an ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn motero

Tras cuatro años de duro esfuerzo y sacrificios lo conseguí. Por fin tenía el título que me cambiaría la vida. Habían sido muchas noches de estudio y sueño. Muchos días de dedicación absoluta, pero cada minuto había valido la pena. Estaba feliz, más que eso, exultante y no dejaba de pensar que era el momento de dar el salto y cambiar mi vida de una vez. Me relajé sentándome en el banco de un parqu ...

general mr. pángala y sus relatos

Mr. Pángala presenta las locas historias de Einn, episodio 10

Las locas historias de Einn. Episodio 10: Einn, el museo y el zombi. El tipo me parecía sospechoso. Llevaba cerca de un mes trabajando en el museo de ciencias y, aunque todo lo que hacía era limpiar los suelos, no podía dejar de imaginarme las más apasionantes historias en todas y cada una de las salas por las que pasaba fregona en mano. El museo estaba lleno de curiosidades y de salas repletas d ...