Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Las locas historias de Einn: Einn motero

Tras cuatro años de duro esfuerzo y sacrificios lo conseguí. Por fin tenía el título que me cambiaría la vida. Habían sido muchas noches de estudio y sueño. Muchos días de dedicación absoluta, pero cada minuto había valido la pena. Estaba feliz, más que eso, exultante y no dejaba de pensar que era el momento de dar el salto y cambiar mi vida de una vez. Me relajé sentándome en el banco de un parque y releí el documento una vez más

"? título que le acredita como preparado para conducir un ciclomotor. Licencia de conducción de ciclomotores?"

Sonreí de nuevo y al fijarme en el banco en el que estaba sentado, se me antojó que era de color naranja y por un momento me pareció ver a Matías Prats. Ahora era el momento de pensar en las posibilidades.
Lo primero sería comprar un scooter. Tendría que ser lo más barato posible ya que el bocadillo de ganchitos Risi de hace un rato, había mermado considerablemente la bolsa de los dineros. Después de meditarlo un rato en el que se hizo de noche al menos dos veces, llegué a la conclusión de que para comprar la moto, acudiría a Sabotajes.
Sabotajes era el chapucillas del barrio y todo el mundo que andaba algo justo de dinero le llevaba las cosas que había que arreglar, cosas como lavadoras, bicicletas, pequeños misiles, tostadoras etc. Había oído que algunos le llevaban incluso a los hijos para que les pusiera los brackets. Parece ser que el nombre se lo pusieron sus propios padres después de soportar los años de formación como mecánico en los que para practicar se dedicaba a montar y desmontar los aparatos de los que disponía en casa. Las malas lenguas llegaron a insinuar que dejó tonto a alguno de sus familiares a base de calambrazos en reparaciones defectuosas.
Tras contarle lo que necesitaba, Sabotajes me enseñó el material de que disponía en la trastienda de su negocio. Lamentablemente no había ninguna scooter, aunque si disponía de una Derbi Antorcha tricampeona y una Mobylette Campera, ambas desmontadas. La mala noticia es que ninguna de ellos estaba completa, así que Sabotajes me ofreció un precio irrechazable por lo que él denomino una

"Derbylette Camptorcha 1.5 veces campeona".

derbylette


 

Recogí la Derbylette el día siguiente por la tarde y comencé a buscar trabajo, en principio de mensajero. Como me ofrecí a todos los negocios del barrio, pronto empezaron a llamarme, pero como mis precios estaban por los suelos la gente aprovechaba y los encargos que me realizaban eran de lo más extraños. Por ejemplo, me llamaban del bar para llevar un bocata de panceta a un señor que estaba sentado en el parque, o para que llevase al hámster de alguien a enterrar en un descampado, o a comprar un litro y medio de queroseno y llevarlo en secreto a una parroquia Amish, en fin, cosas raras.

Los encargos empezaron a salirse de madre y aunque a mí me venía muy bien el dinero que conseguía, la verdad es que me pasaba el día en la moto alucinando. Por ejemplo un cliente me encargó transportar una nevera al taller de Sabotajes. Tuve que conseguir un soporte al que le puse unas ruedas tipo carrito de Mercadona para poder subir la nevera y así, con el soporte atado a la moto, llevármela a taller. Otro cliente me encargó que llevase a su suegra de 94 años y en silla de ruedas a la gasolinera para hincharle las ruedas a la silla, y aunque le dije que podía llevarme solo la silla, me contestó que no, que quería que me llevase a la suegra también. Ya os podéis imaginar la estampa, y menos mal que la señora no decía ni pio. Una empresa del sector de la construcción me encargo que le hiciese los portes de material. Pasé semanas llevando ladrillos y sacos de cemento en la moto y cuando acabé con la constructora empecé a trabajar para una empresa de mudanzas: los sofanes, sinfoniers y waseris eran mi especialidad. Cuando me llamaron de unos astilleros les dije que no. Los barcos ya eran otro sector y no quería que me acusasen de competencia desleal.
Como veis, los encarguitos empezaban a resultar curiosos, pero la cosa solo acababa de comenzar?

La boda.

Una pareja del barrio me contrató para llevarlos al altar. Tuve que añadir unos soportes para la novia y otros para las flores. La Derbylette quedó preciosa. La novia no tanto. El trayecto hacia la iglesia fue memorable, los coches a nuestro alrededor nos pitaban alegremente, la gente nos saludaba y se reían, igual lo recuerdo un poco distorsionado, pero recuerdo que caían pétalos de flores a nuestro alrededor. De pronto lluvia torrencial, truenos, rayos cayendo en torno a la moto, charcos, novia empapada y vestido lleno de barro. El novio serio y sin decir una palabra, aunque ya estaba así antes de subirse a la moto. Yo solo pedía que los rayos no cayesen sobre aquel pedazo de hierro con ruedas y que la novia empujase más rápido ya que la moto se había parado. Fue un infierno, pero finalmente llegamos a la iglesia. Cuando la novia bajó de la moto pensé que me daría las gracias, pero en lugar de eso se me quedó mirando con la mirada un poco extraviada. Yo para consolarla le recordé el dicho "boda lluviosa, novia dichosa", y añadí de mi cosecha "novia llena de barro e histérica, difícilmente le va a ir peor". Ya sé que no rima, pero era para consolarla y además, yo no era poeta, era un orgulloso chofer profesional. Aun así, ella empezó a llorar, seguramente la conmoví.

Lentamente se dirigió hacia la iglesia, y vi como justo antes de entrar tropezaba y caía al suelo. Hice amago de ir a ayudarla pero no hizo falta, se levantó de golpe, como un ninja. Saludó a los que la esperaban en la puerta que estaban con rostro serio, algunos lloraban. Ella, ajena al drama, les sonreía. Fue ahí donde me di cuenta que en la caída había perdido un par de incisivos que curiosamente la hacían más bella. Mientras tanto el novio repartía propaganda política de Podemos. Cuando acabó de saludar se estiró el vestido y muy dignamente entró en la iglesia. Desde la acera pude escuchar los acordes de la música que sonaba. Seguramente alguien se equivocó porque ella me dijo que quería que sonase el "Canon de Pachelbel" y estaba sonando el "Extasy, extano" de Chimo Bayo.
A la mañana siguiente recibí una llamada en la que me informaban de que me contrataban para llevarles en mi moto de luna de miel?

La entrada Las locas historias de Einn: Einn motero aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn vuela a Tibet”

Continuamos donde lo dejamos en el capítulo anterior. Tal y como dijeron los monjes, el lunes partimos hacia Tíbet. Tras muchas horas de avión y numerosas escalas llegamos por fin a Lhasa. El viaje me resulto bastante incómodo y todo por culpa de los monjes. Unas horas antes de nuestra partida desde España, decidí que acudiría a mi última jornada de trabajo ya que llevarme al monasterio un poco de ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn feriante

Episodio 7. Einn feriante: 1ª parte. Todo iba bien. Acababa de conseguir trabajo como feriante y al día siguiente empezaba en las fiestas del pueblo. Los propietarios de atracciones se desplazaban en varios vehículos, algunos en sus propias caravanas, aunque a mí me tocó ir en una especie de furgoneta junto con otros dos contratados para el verano. Que la furgoneta no tuviese asientos no era un gr ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn en el Gran Hotel

Como recordareis, había entrado en aquel bar y en un cartel indicaba que se estaba realizando, justo allí, la selección de personal para trabajar en un hotel de África, así que sin más dilación me acerque al entrevistador y le dije: Buenas tardes. Me llamo Einn, he visto el cartel y me gustaría que me informase acerca del trabajo. Bien. En primer lugar desearía preguntarle acerca de que le parece ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo

Tras un corto paseo que me llevó a cruzar tres tristes provincias decidí sentarme a descansar en un banco de un parque cercano a mi casa. No pude evitar percatarme de aquel tipo que me miraba fijamente. Al principio pensé que sería debido a que el paseo me estaba pasando factura con un pequeño calambre muscular que comenzaba en un gemelo y acababa en un tendón cercano a la nuca, y que me obligaba ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn y la inteligencia XXXXXXL”

Mientras limpiaba la plata en mi labor como ayudante adjunto de criado en la mansión Forat Clot Bujero´s, sentí una especie de estampido justo al empezar a frotar una pequeña lámpara de aceite. Tras unos momentos de confusión inicial y la sensación de haber sido alcanzado por un rayo, escuché un estruendo que identifique como una voz sobrenatural y poderosa. Se trataba de un genio que, según me di ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: “Einn, lamas y gin tónics”

Cómo pasa el tiempo. Casi sin notarlo y ya llevo tres meses aquí, en Tíbet. Ahora que espero la deliberación acerca de mi última "travesura". Es tiempo de reflexión. No puedo dejar de pensar en el momento en el que aparecieron aquellos cinco monjes en la barra de striptease en la que trabajaba de camarero. Cuando la gente se percató de ellos, hasta se apagó la música y eso que no había d ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 19, Einn en televisión

Antes de nada quisiera comunicarles que nuestro espacio se emite hoy en un nuevo formato. Adaptándonos a los nuevos tiempos disponemos de un profesional que trasladará todo lo que aquí se diga, en lenguaje para sordos y además cuenta, también a partir de este momento, con traductor simultáneo para la emisión hacia los países de habla lapona. Hoy  en nuestro programa contaremos con la presencia de ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Episodio 20, La analítica de Einn

Últimamente no me encontraba muy bien de salud. Había sufrido unos cuantos desmayos. Es cierto que los tres primeros se debieron a las respuestas que obtuve de los tenderos acerca de los precios de algunos de sus productos, por ejemplo cuando el frutero me dijo lo que costaba un aguacate, o cuando pregunté el precio de las fichas para una vuelta en coche de choque o qué costaban cien gramos de jam ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias:

¿Cómo se me pudo ocurrir? Por circunstancias que no deseo explicar ahora tuve que mudarme a un barrio bastante conflictivo donde si manifiestas cualquier debilidad estás muerto. Allí imperaba la ley del más fuerte y desde el momento en el que llegué me di cuenta de que tenía que hacerme respetar para que me dejaran tranquilo las numerosas bandas que lo poblaban. Como tenía que adquirir fama de dur ...