comunidades

Colcha de crochet azul en zig-zag.

En casa siempre han gustado los libros. Recuerdo observarlos de pequeña con una tremenda curiosidad, pero nunca tocarlos. Conforme fue pasando el tiempo, entendí que ya podía mirar su contenido.



Entre las novelas, enciclopedias y libros históricos, llamó mi atención una colección de doce libros encuadernados al estilo de los años ochenta, en cuyo lomo se podía leer "Labores". Hoy visten una estantería en mi casa.

No tengo palabras para expresar la ilusión por leer su contenido, a modo de fascículos, en el que se trataban varias técnicas. Las fotografías, muy de la época, mostraban, efectivamente, labores, con un marcado carácter hogareño, útiles en el día a día, infantiles o textiles de casa. Los diagramas y explicaciones estaban dirigidos a una experta ama de casa, acostumbrada a elaborar prendas de vestir y complementos de ajuar. Demasiado bagaje como para empezar a aprender...

Sin embargo, una fotografía colorista consiguió hacerme pensar que sería capaz de lograr una labor similar a la que estaba observando.





Con esta idea, comencé a tejer una colcha siguiendo un patrón en zig-zag, aumentando y disminuyendo puntos cada seis, a la vez que combinaba distintos tonos de azul, en franjas de diferente anchura.

Este tipo de labores son tediosas, se alargan en el tiempo, y por lo general, suelen cansar por la rutina de su diseño. Conforme se va haciendo, va aumentando su peso, impidiendo el poder hacerla en otro sitio que no sea el sofá de casa. Por no hablar del calor que transmite, acotando la estación del año en la que se teje. En una primera interpretación parece que pretendo justificar el excesivo tiempo empleado para trabajarla. Sin embargo, intento enfatizar el valor que se incluye entre punto y punto, por la perseverancia y paciencia que llevaron a su conclusión.

Pero, después de quince años, llega la satisfación de su fin. Y la alegría de haber prometido tan laboriosa prenda a alguien que quieres... ¡¡para que pueda dormir la siesta calentito!!







¡¡A la cama, moreno!!



midedaldeplata.blogspot.com.es

Fuente: este post proviene de mi dedal de plata, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Confeccionar una falda para una niña es una labor de costura de lo más sencilla que nos podemos plantear. Simplificando su estructura, se trata de un rectángulo, al que sólo hay que hacerle los doblad ...

Recordar los difíciles comienzos de todo es valorar lo que se tiene ahora, y ayuda a apreciar el avance que se ha conseguido. Si se recuerda resoplando, entonces se ha avanzado poco. Sin controlar mi ...

Cuando te planteas hacer una labor que será un complemento de vestuario, la mayoría de las veces se trata de suplir una necesidad que no puedes satisfacer debido al coste de una prenda muy elaborada o ...

Recomendamos