Cojines impermeables

Imagen 0


¡Buenos días de lunes! Ha sido un fin de semana perfecto. Sí, sí, bastante perfecto. Y a diferencia del pasado, no porque hayamos salido de paseo y hayamos ido a ver rincones que no conocíamos. Sino por todo lo contrario.La pompona lleva cinco (eternos) días enferma y el domingo yo misma me levanté como una sopa y con dolor de garganta. Así que salvo escaparnos el sábado a comer a casa de mi suegra (sin el pomelo, porque mi suegra es guay) no hemos hecho nada más que estar en casa, desconectar y ponernos al día.

No, no es una contradicción. Por un lado, ha habido desconexión total, particularmente por mi parte. Estoy aprendiendo a no abrir el correo electrónico durante el fin de semana. Para nada. Ya lo hablaremos en un post de "organización para desorganizados", pero vamos a ser sinceros: leer el correo antes de tiempo no te da ninguna ventaja. Todo lo contrario. Si lees el correo y sabes lo que te espera el lunes, lo más probable es que te pases todo el fin de semana agobiado, y no vale la pena.

Y no es solo que no valga la pena ese ansiedad preventiva... es que estar pegado al correo nos resta calidad de vida y no nos deja espacio para pensar en otras cosas.

A veces miro el móvil y pienso que, igual que pasó con la incorporación de la mujer al trabajo, con la tecnología nos han timado. (Cuidado, empieza el momento viejuno.) Antes alguien te llamaba por teléfono y si no contestabas, no pasaba nada, volvía a intentarlo al cabo de un par de horas. Ahora te llaman y ya está: tienes una perdida, sabes quién te ha llamado, tienes que devolver la llamada (y si es de trabajo esperan que la devuelvas inmediatamente) y no tienes ninguna excusa para no hacerlo. Y si te envían un correo electrónico, pasa más o menos lo mismo: la gente quiere que contestes, que lo hagas rápido, que les respondas las preguntas o que hagas lo que te piden inmediatamente.

Y como ya os conté la semana pasada, a mí todo eso me agota. Yo intento mantener mi correo a raya, pero no puedo evitarlo, a veces me supera y soy incapaz de hacer frente a todo lo que se acumula en mi bandeja de entrada. Hay veces que es porque estoy muy liada haciendo otras cosas (por ejemplo, trabajando), pero hay otras que es por puro agotamiento y porque necesito tener un momento tranquilo para contestar a los mensajes con calma y largo y tendido como se merecen.

Todo eso me genera estrés, para qué os voy a engañar, así que desde ahora mismo los fines de semana (y las noches a partir de las 8) empiezan a ser en mi casa momentos sin correo. Prefiero tener un rato tranquilo que poder dedicar a otras cosas, a otros proyectos.

Y ahí es donde viene la segunda parte: nos hemos estado poniendo al día. Hemos ordenado cosas pendientes, hemos vuelto a tirar cosas, hemos hecho las últimas páginas de los cuadernos de vacaciones e incluso hemos vaciado la nevera. Esto os lo cuento otro día, porque estoy súper orgullosa de lo mucho que hemos aprovechado hasta la última zanahoria pocha.

Y también le he hecho fotos a un proyecto que hacía muchos días que tenía ganas de mostraros. Uno de esos proyectos que te ponen de buen humor porque te solucionan un problema.
 

Imagen 0


Entre las cosas que hemos hecho en las #reformasenCasaPompon, ha habido una puesta a punto del balcón. El balcón no es particularmente grande, aunque es bonito, da a un patio interior y tenía problemas tanto de acumulación de agua cuando llovía, como de desgaste del cemento de los muros. Long story short tenemos muros, suelos y baldosas nuevos. Y hemos colocado coquetamente en ambos extremos unos bancos de IKEA que me regaló mi madre en un cumpleaños y que usamos para guardar el material de jardinería y las herramientas de bricolaje.

El problema es que los bancos son de madera y tienen huecos entre los tablones. Quedan preciosos, pero cada vez que llueve se me arruinan las semillas o las lijas, porque el agua entra bastante a raudales.
Así que se me ocurrió que lo más práctico podía ser hacerles unos cojines con tela impermeable, de esa que parece plastificada, como un hule para la mesa.
Imagen 0


Y dicho y hecho.

No podría ser más feliz con mis cojines: mi balcón está precioso, los bancos son infinitamente más cómodos que cuando nos sentábamos directamente sobre la madera y no se me ha vuelto a mojar nada (con lo que he podido guardar muchas más cosas que antes me daba pánico meter ahí).

Así que os cuento cómo lo hice por si alguien quiere probarlo también!

Necesitáis: Espuma de alta densidad (yo la compré aquí), un par de metros de tela plastificada, una cremallera (lo suficientemente larga para el tamaño de vuestro cojín, en mi caso, 60 cm.), elástico grueso.

Lo primero que necesitáis es medir vuestro cojín. Yo compré una plancha enorme de espuma (tengo medio metro de sobras, si alguien lo necesita) y lo que hice fue poner la tapa del mueble encima y marcarla con un rotulador.
Cortad la espuma con cuidado y con ayuda de un cuchillo del pan. Probé con un cúter, pero no hay color, el cuchillo del pan va de muerte.
Imagen 0


Luego hay que marcar la tela. Necesitáis dos piezas del mismo tamaño que la tapa y la espuma, más un centímetro a cada lado, que será vuestro margen de costura.

Medid el diámetro del cojín. Y ojo, que aquí hay que hacer mates.

En mi caso, el diámetro era de unos 240 centímetros. Como mi cremallera era de 60, corté una tira de tela de 180 centímetros más dos de margen de costura, por la altura, en mi caso 10 más 2 de margen de costura.

Por otro lado, corté dos piezas para poner a cada lado de la cremallera. Ambas tenían 7 centímetros (5 más 2 de margen de costura).

Empezamos por coser la cremallera a estas dos últimas telas. Doblad el centímetro de margen de costura del lado de la cremallera y cosed con un pie para cremalleras. Repetid al otro lado.
Imagen 0


Imagen 0


Cuando ya tengáis la pieza de la cremallera lista, cosedla a la otra pieza larga para hacer el contorno de vuestro cojín. Ojo, porque tenéis la cremallera puesta. Tenéis que coser la pieza larga lo más cerca posible del inicio/fin de la cremallera. En mi caso, la cremallera era reciclada y pasé por encima de ella en la parte inferior.
Imagen 0


Probádselo a la espuma para aseguraros de que cabe bien.

Llega el momento de coser la parte de arriba. Tened muchísima paciencia porque por muy bien que se os hayan dado las mates y por muy bien que hayáis cortado, lo más probable es que tengáis que ajustar un poco la tela para que os quede bien (yo descosí como unas cuatro veces). Unid con alfileres la parte superior a la lateral, con muuuuchos alfileres. Cosedlo con mucha calma.
Imagen 0


Probádselo a vuestro cojín.

Abrid la cremallera. Medid el elástico grueso que tenéis que poner en la parte de abajo para sujetar el cojín. Recordad que es mejor que quede un poco tenso. Podéis cortarlo del mismo ancho que tiene vuestro mueble.
Imagen 0


Fijad la parte de abajo a la parte lateral con muchos alfileres y sujetad también los elásticos. Recordad que os tienen que quedar dentro de la funda, porque estáis cosiendo por el revés de la tela.

Cosed con paciencia infinita otra vez y cuando ya lo tengáis, dadle la vuelta a la funda por la abertura de la cremallera.
Imagen 0


¡Ya lo tenéis! Un cojín para adornar cualquier rincón y que podéis adaptar a vuestro mueble y a vuestro espacio (vamos, que si lo queréis para interior no hace falta que la tela sea plastificada, por ejemplo).

Apenas puedo expresar lo muuuuy feliz que me hacen estos bancos. Son el sitio perfectísimo para sentarse con un margarita a disfrutar del aire de la tarde ahora que todavía hace calor. O para leer el periódico y comerte un croissant un domingo por la mañana. O para tomarte el aperitivo de una cena con amigos. Y toooodo lo que guardo dentro está súper protegido (no más semillas de lechuga medio germinadas y medio podridas tras una tormenta eléctrica). Life is good.
 
Imagen 0


Espero que tengáis una muy buena semana llena de cosas tontas como estas, que te hacen feliz porque sí. 

Fuente: este post proviene de Tres Pompones, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

12 pequeños cambios: sin químicos

En febrero soy yo la anfitriona de los #12pequeñoscambios. Y estoy nerviosa, nerviosa. ¿Estaré a la altura? Porque este mes toca un tema para el que tengo sentimientos encontrados: los químicos en cas ...

Pussyhat project

Soy feminista. Así, con punto y sin peros. A veces tengo ganas de subirme a un banco de la plaza y gritarlo. A veces tengo ganas de dar un golpe sobre la mesa y aullarlo. A veces tengo ganas de hacer ...

Tratamiento para manos de maker

Siempre he tenido una relación de amor odio con mis manos. No tengo dedos de pianista, sino morcillas encajadas a presión sobre una palma cuadrada. Me muerdo las uñas, me doy golpes, me las despellejo ...

Recomendamos

Relacionado

cojín étnico Cose diy ...

Cose con un cojín étnico

Me encantan los colores y lo étnico. Una amiga peruana me regaló esta tela, y que mejor disculpa para hacer un diy con ella. Se me ocurrió que además, podía aprovechar restos de madroños que tenía, y decidí coser un cojín étnico. Necesitas tela, cinta métrica, tijeras, hilo, restos de madroños, una cremallera y la máquina de coser. Corta dos cuadrados de 46,5 x 46,5 cm incluyendo el margen de la ...

diy accesorios decorativos accesorios para decoracion ...

Cómo hacer una funda de cojín con tela y sin cremallera

Si te gusta la decoración ya sabrás que una funda de cojín con tela es capaz de cambiar el ambiente de cualquier habitación de nuestra casa. Los cojines son capaces de convertir un salón en un lugar tranquilo y relajado, o bien, darle un toque de alegría y llenarlo de colorido y de luz. Además, son un elemento perfecto para el descanso en nuestro sofá preferido, o en nuestra silla de lectura, y po ...

cojin facil otoño tutorial youtube

Un cojín fácil para otoño

Me encantan los colores del otoño y he querido capturarlos en un cojín para tenerlos cada día dentro de casa. Este cojín es muy fácil de confeccionar porque no lleva cremallera ni botones, vamos que te va a encantar hacerlo porque no tiene ninguna dificultad. Los materiales que vas a necesitar son: la plantilla con las formas de las hojas (puedes descargarla AQUÍ, imprímela, recorta las formas y d ...

general

Haz las fundas de tus cojines

¿Recordáis que en enero me fui de viaje? Pues bien, compramos en Ikea unos muebles para el salón, y aún los tenemos sin montar. Si.... tiene delito. Pero es que un compañero de Oscar va a venir a llevarse los muebles viejos, y aún estamos esperando. Arfff.... Pues en Ikea compré una tela monísima para hacer unos cojincillos para mi salón nuevo. Es una lona, 100% algodón, y el dibujo hace una espec ...

Costura Iniciación Proyectos ...

Cambiando la decoración del salón

Hay veces que necesitamos pequeños cambios en nuestra vida que nos hagan ver las cosas de otro color. Cosas pequeñas, sencillas, como cambiar los cojines del sofá y dar un aire nuevo al salón pueden ser uno de esos cambios. Si no sabes cómo hacer unos cojines, hoy te explicaré un sistema muy fácil para hacerlo, verás qué rápido consigues que tu casa se renueve. El cojín que traigo es muy sencillo ...

hecho a mano tutorial coser ...

Cómo hacer una funda para cojín con palabras

Hola holaaaa. Aquí estamos de vuelta con una super idea genial para las amantes de la decoración. Hoy os voy a enseñar cómo hacer una funda para cojín con la palabra que queráis, dependiendo de la estancia donde vayáis a colocar el cojín: salón, dormitorio de matrimonio, cuarto de los niños, zona chill out... Yo, para el dormitorio de matrimonio he elegido la palabra LOVE, toda una sorpresa para e ...

general manualidades cojines ...

Cómo hacer cojines con estampados abstractos

Hoy vamos a enseñarte en nuestro blog a hacer un cojín estampado muy original y muy moderno, el cual conseguirá dotar a tu salón o habitación de mucha personalidad, pero sobre todo, será capaz de concentrar todas las miradas. Así que si te gustan las ideas de hazlo tú mismo, deberías tomar nota de lo que te vamos a contar a continuación con este práctico tutorial para lograr un cojín estampado. Ma ...

costura almohadas almohadones ...

CONFECCIÓN DE COJINES

Cambia un poco la decoración de tu casa en Primavera, con estos bonitos cojines ¡¡¡Que alegría!!!, ya estamos en Primavera, no os apetece renovar la decoración un poco?, los colores claros nos alegran la vista, dan calidez a las habitaciones haciéndonos sentir más acordes con la nueva estación. Cambiar un poco la decoración no tiene por qué salir caro, simplemente con unos cojines nuevos le dare ...

cosas_de_casa

Cómo hacer un cojín sencillo

Hola costureta! Hoy traemos un tutorial sencillo pero muy aprovechable, ya que con él aprenderemos a poner una cremallera y a hacer esquinas bien cuadraditas. Hoy traemos un tutorial sencillo pero muy aprovechable, ya que con él aprenderemos a poner una cremallera y a hacer esquinas bien cuadraditas. Como siempre, necesitaremos tela, hilo, agujas y alfileres y nuestra querida máquina de coser ...

diy decoración cojin sin cremallera cojines ...

Cómo hacer un cojín sin cremallera ¡rápido y fácil!

¡¡Buenos días!! ¡¡Nuevo tutorial de costura!! Tenía muchas ganas de ponerme con este retal de tela tropical y al fin, ha llegado su hora J Hoy os enseño como hacer un cojín sin cremallera de la forma más rápida y fácil. Quería aprovechar al máximo este retal de tela a la vez que decorar un poquito mi habitación. Añadir un cojín colorido es una manera muy fácil de cambiar la decoración de casa, de ...