comunidades

Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo

Tras un corto paseo que me llevó a cruzar tres tristes provincias decidí sentarme a descansar en un banco de un parque cercano a mi casa.

No pude evitar percatarme de aquel tipo que me miraba fijamente. Al principio pensé que sería debido a que el paseo me estaba pasando factura con un pequeño calambre muscular que comenzaba en un gemelo y acababa en un tendón cercano a la nuca, y que me obligaba a una postura que me hacía parecer un bailarín ejecutando un  brisé de bolé (famoso paso de ballet que no conoces porque te van más estilos como el reguetón). Por mi naturaleza, tan poco dada al escándalo, intenté disimular mi dolor sonriendo. Como no lo conseguía, al final mi expresión era de dolor extremo con sonrisa y llanto aderezado con constantes palabrotas intercaladas con llamamientos desesperados a mi mamá. El espectáculo debió ser muy comentado entre los paseantes porque días después vi un anuncio en el periódico en el que el Arzobispado pedía ayuda para encontrar al gran contorsionista víctima de una posesión demoniaca que actuó en el parque.

Un rato más tarde, cuando ya me encontraba más relajado, saqué mi bocata de panceta dispuesto a zampármelo en dos con cinco segundos pero, cuando iba a darle el primer bocado, me di cuenta de que aquel hombre seguía mirándome. Sintiéndome un poco intimidado, guarde el bocata, no sin antes darle dos bocados girándome un poco para que no me viese. ¿Quién sería aquel extraño que no dejaba de mirarme fijamente? Decidí no dejarme intimidar y comencé a mirarlo fijamente también. Aquello parecía un duelo de "el que pestañee, pierde" y yo decidí que no perdería aquel desafío. Mientras lo observaba, mi mente empezó a divagar. Me hacía preguntas del tipo

¿Me está mirando a mí, verdad? A ver si no me está mirando a mí y estoy aquí haciendo el canelo.

A ver si está muerto y se ha quedado con los ojos abiertos y yo creyendo que está mirándome.

¿Es esta noche cuando ponen el Sálvame?

Igual es un detective o un secuestra niños o es un enviado de Matías Prats para que le cuide el banco que después pintaran de naranja?

En fin que ya llevábamos como cinco horas y allí seguíamos en la misma postura. Digo como cinco horas porque como estaba mirándole fijamente no podía mirar el reloj y por supuesto no iba a ser yo el que perdiese aquella batalla.

Cuando comenzaba a oscurecer, el desconocido se levantó y se acercó a mí.

Llevo un rato observándole,

me dijo.

No me había dado cuenta, le dije yo. Estaba tan absorto mirando al horizonte que no he reparado en usted.

Me llamo Bello Capello y soy representante de Pelluconi Bravo, una conocida firma internacional de modelos publicitarios.

Yo soy Einn y me encuentro en una famosa fila casi internacional por lo larga que es, la del paro. Con su permiso voy a ponerme unos pocos litros de colirio en los ojos a fin de poder cerrarlos. ¿Quiere usted usarlo también?

No, ¿por qué?. Por cierto antes he visto que dispone usted de lo que parecía un sabroso bocata de panceta, a eso no le diría que no?

Bueno, para no extenderme mucho, os diré que me propuso trabajo como modelo mientras se comía el bocata a una velocidad que si lo viese Karl Lagerfeld seguro que se le caían los guantes y el collarín ese con el que siempre aparece en las revistas. Me explicó que iban a hacerme unas pruebas para un anuncio de televisión mixto de bañadores deportivos y bolsos de pÁngala. Cuando me informó de  cuál era el salario solo por acudir a las pruebas comencé a temblar de la emoción de una forma tan rápida que no se notaba que estaba temblando. Naturalmente después de agradecérselo durante largo rato, me levanté dignamente del suelo donde estaba postrado y nos despedimos, quedando para el viernes. Cuando Bello ya estaba en la acera de enfrente me asaltó la duda de cómo sería la prueba, así que se lo pregunte gritando. Él se giró y me respondió que debía aparecer depilado y justo cuando le iba a pedir una pequeña aclaración, paso una manifestación de repartidores de kebabs en motonetas y solo pude verle, saludarme girarse y continuar su marcha de nuevo.

Al día siguiente me acerqué hasta un centro de belleza de esos en los que en la fachada y en las cristaleras aparece como treinta veces la palabra depilación. Espere mi turno sentado en una silla del todo a cien, escuchando música chunda chunda que se oía por el hilo musical hasta que salió una chica muy guapa que me llamo por mi nombre y se presentó como Mayte, aunque según dijo prefería que la llamasen Pichona.  (;-)

Una vez sobre la camilla, Pichona me comentó tres cosas. La primera era que si me había depilado alguna vez, a lo que le respondí que no, algo que parecía evidente viendo la mata de vello que me recubría casi por entero por aquella época, y por la que una vez llegue a salir en la televisión. Al parecer un gracioso me saco una foto en la playa y se la envió a Iker Jiménez, que la presento como una posible evidencia de la existencia del Yeti o de Teen wolf. La segunda fue que si yo era muy quejica, (no lo dijo con esas palabras pero era lo que quería saber) ya que era nueva depilando y a veces vacilaba, a lo que también le respondí negativamente, haciéndome el machote;  y la tercera era que no podía estar en la camilla comiendo uno de esos maravillosos bocadillos de panceta ni siquiera aunque le ofreciese.

Tras unos segundos en los que no pasó nada, note como presionaban una especie de cinta en mi espalda. Lo siguiente que recuerdo fue despertarme cuando apareció la ambulancia. Aunque no recuerdo haber gritado, me comentaron que sí, que lo hice y que fue tan fuerte el chillido que la ambulancia llego sin que nadie la avisara. También me informaron que los sanitarios después de valorar la situación, decidieron llevarse a la chica que se encontraba en estado de shock tras mi grito. Algún tiempo más tarde me enteré de que abandonó la depilación y se puso a vender fichas en una pista de coches de choque tal y como le recomendó el psiquiatra.

Tras esa experiencia, decidí afeitarme todo el cuerpo yo mismo para aparecer en el anuncio tal y como habíamos quedado. Lo hice justo el día de la prueba para que no se viese ni un solo pelo. Cuando llegue a la dirección que me había indicado Bello, me hicieron pasar y  vestirme con un bañador a la espera de que comenzara el casting. Para que no pasara frio, me colocaron junto a un pequeño foco de diez mil vatios y comenzaron a maquillarme. Por la combinación de todo, comencé a sudar como nunca y eso hizo que la piel recién afeitada empezase a enrojecer, escocer y picar, (hubo momentos en los que había tres personas rascándome) de manera que si no me hubiese apoyado en el bocadillo que llevaba seguro me hubiese desmayado.

 

Cuando llego Bello, me miró y me preguntó si estaba enfermo ya que tenía un color encarnado que iba a impedirme salir en el anuncio.  Atónito, le recordé que cuando le pregunte en qué consistía la prueba, me dijo que tenía que "aparecer depilado" y que eso es lo que había hecho. Bello contestó que lo que había dicho era "permanecer de pie a mi lado". Así que me pagaron una pequeña cantidad por las molestias y salí del estudio rumbo a comprar un Sonotone, pero el dinero me dio solo para una trompetilla y una loncha de mortadela que curiosamente iban en un kit. La mortadela me la puse en la espalda para calmar la irritación pero me produjo una infección y esa es la causa de por qué tengo un círculo marcado en la espalda?

La entrada Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo aparece primero en Mis Soluciones Pangala.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 19, Einn en televisión

Antes de nada quisiera comunicarles que nuestro espacio se emite hoy en un nuevo formato. Adaptándonos a los nuevos tiempos disponemos de un profesional que trasladará todo lo que aquí se diga, en lenguaje para sordos y además cuenta, también a partir de este momento, con traductor simultáneo para la emisión hacia los países de habla lapona. Hoy  en nuestro programa contaremos con la presencia de ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...

general sin categoría

Las locas historias de Einn: episodio 9. Einn, el poni y el alien

Las locas historias de Einn. Episodio 9. Einn, el poni y el alien Era mi último día de contrato en la feria. Había cargado la mini carreta tirada por Jonás, uno de los ponis de la atracción de feria que tenía un poni gemelo al que también le llamábamos Jonás. Les llamábamos los Jonas Brothers. Me encontraba yendo por el camino al campo, donde me disponía a verter los desechos producidos por los an ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: episodio 22, “Einn astrónomo, ¡ah no, astrólogo!”

Estaba leyendo el periódico mientras desayunaba. Era la tercera semana del mes, lo recuerdo perfectamente porque junto al café con leche tenia los tres donuts que corresponden a esa semana. Es mi semana favorita de desayuno. Los cuatro donuts de la última semana del mes se me antojan un poco exagerados, sobre todo si pienso que a los cinco minutos toca almorzar mi insustituible bocata de Pan Z. El ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Episodio 20, La analítica de Einn

Últimamente no me encontraba muy bien de salud. Había sufrido unos cuantos desmayos. Es cierto que los tres primeros se debieron a las respuestas que obtuve de los tenderos acerca de los precios de algunos de sus productos, por ejemplo cuando el frutero me dijo lo que costaba un aguacate, o cuando pregunté el precio de las fichas para una vuelta en coche de choque o qué costaban cien gramos de jam ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias. Episodio 25: Einn artista lírico

Tras finalizar el contrato decidí que nunca jamás volvería a trabajar en un ambiente como aquel. Había terminado con los nervios crispados. Durísimas jornadas observando violencia injustificada por doquier. Continuas discusiones entre personas a mi alrededor  y un estado de vigilancia exasperante. No, definitivamente no volvería a trabajar jamás en un parque de bolas. Como tenía bastante tiempo li ...

general mr. pángala y sus relatos

Mr. Pángala presenta las locas historias de Einn, episodio 10

Las locas historias de Einn. Episodio 10: Einn, el museo y el zombi. El tipo me parecía sospechoso. Llevaba cerca de un mes trabajando en el museo de ciencias y, aunque todo lo que hacía era limpiar los suelos, no podía dejar de imaginarme las más apasionantes historias en todas y cada una de las salas por las que pasaba fregona en mano. El museo estaba lleno de curiosidades y de salas repletas d ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Episodio 17, Good bye Tíbet

En cuanto abrí los ojos sentí aquel increible dolor. No me podía mover y fueron unos monjes los que me levantaron del suelo. No debían estar muy fuertes porque fueron necesarios doce para hacerlo. Cuando por fin pude mover algunas partes del cuerpo, gracias a las friegas que me realizaron con un alcohol extremadamente fuerte, dirigí la mirada hacia la cama y contemplé que se trataba realmente de u ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn motero

Tras cuatro años de duro esfuerzo y sacrificios lo conseguí. Por fin tenía el título que me cambiaría la vida. Habían sido muchas noches de estudio y sueño. Muchos días de dedicación absoluta, pero cada minuto había valido la pena. Estaba feliz, más que eso, exultante y no dejaba de pensar que era el momento de dar el salto y cambiar mi vida de una vez. Me relajé sentándome en el banco de un parqu ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 23, Einn y la secta

Acababa de ver en la televisión un reportaje acerca de las sectas y comencé a reflexionar acerca de lo realmente ofrecen y lo que te piden. En la crónica,  comentaban que al principio las personas que entran en la secta se sienten arropadas y queridas. Como siempre había tenido carencias afectivas al haberme criado sin familia, ese punto me llevo a pensar que tal vez podría "aprovecharme" ...