comunidades

Sesión de fotos para Charuca

Cuando emprendí este proyecto, uno de mis grandes sueños era poder trabajar para esas marcas a las que tanto admiraba, pero mi radiomente siempre se ponía por delante y me quitaba esos pensamientos de golpe. Cómo alguien como yo, que acababa de empezar y tenía cero experiencia iba a conseguir que esas marcas se fijaran en mí. Lo tenía tan asumido que ni siquiera hacía el esfuerzo de intentarlo. Por eso cuando conseguí “mi sueño” la sorpresa fue tan grande que todavía me cuesta creérmelo.

Fotografía de producto para Charuca
Hoy me apetece compartir contigo cómo conseguí trabajar para una de esas marcas, Charuca. Además te enseño la última sesión que he hecho para ellos, que para mí ha sido la más especial.

Fotografía de producto para Charuca
Fue una mañana de marzo del 2019 cuando me di cuenta de que la mismísima Charo había empezado a seguirme en Instagram. Todavía estaba en shock, cuando unos minutos después me escribió un mensaje directo en el que me decía que le gustaban mucho mis fotos y estaba interesada en trabajar conmigo. Así que antes de que me diese un infarto le mandé mis tarifas por email, y esa misma tarde me llamó por teléfono para concretar una sesión de prueba.

Debió de quedar contenta con mi trabajo porque después de esa prueba me encargó la primera sesión oficial. Todas las fotos de producto de las agendas que iba a lanzar en los siguientes meses.

Fotografía de producto para Charuca
Desde entonces he trabajado para Charuca en varias ocasiones, pero como te decía antes, sin duda alguna ésta última sesión ha sido las más especial para mí. He dejado atrás las fotos de producto básicas para lanzarme con las fotos lifestyle, las que más disfruto haciendo.

Fotografía de producto para Charuca
No es por hacer la pelota, pero de verdad que trabajar para esta marca es un gusto. Tanto Charo como Eneko me lo ponen muy fácil para que me sienta cómoda fotografiando, y aunque parezca que ya lo sé todo, de sus sesiones siempre aprendo cosas nuevas.

La conclusión a la que llego con esto, es que a veces forzamos tanto las cosas que sin querer hacemos que no sucedan. Para mí trabajar con Charuca era cumplir un sueño inalcanzable, por eso nunca hice el esfuerzo de conseguirlo. Quizás de manera inconsciente sí me esforcé, pero nunca fue mi objetivo. A veces simplemente hay que dejarse llevar.

Aquí solo he compartido un adelanto, si queréis ver todas las fotos podéis ir a mí portfolio y verlas desde allí.

Y por supuesto, no os perdáis su última colección porque es para morirse de amor.

Nos leemos pronto.

Fuente: este post proviene de Davinia Pérez, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hace un tiempo descubrí gracias a Instagram a Ivy Paper. Una marca de papelería que me conquistó desde el primer momento. Lo primero que pensé cuando la vi fue que no me explicaba cómo no la había enc ...

Llevaba varios años queriendo reformar mi estudio. En las fotos y gracias a photoshop se veía bien, pero la realidad era distinta. El papel de la pared estaba rosigado por Sobras, se había despegado p ...

Por fin me he decidido a publicar este post. Si no lo había hecho hasta ahora era porque todavía no había encontrado un método de organización hecho a mi medida. Estos dos años que llevo con este proy ...

Etiquetas: Mis trabajos

Recomendamos