Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Mr. Pángala colaborando en el blog: “Las locas historias de Einn”. Episodio 1

Historias de Mr Pangala
Ha nacido el tandem pangálico:

Mr. Pángala + Pángala, una colaboración en forma de breves relatos.

Comienza la saga de Ein, el personaje Mr. Pangálico.

 

CAPITULO 1

Infancia. Mis primeros recuerdos.

 Mi nombre es Hermógenes Gorgonio Wachi Nao.  Al presentarme, todo el mundo exclamaba, -¿einn?, y así fue como acabo esto convirtiéndose en mi nombre, atiendo al nombre de Einn, Einn Wachi Nao.

 Crecí sin mis padres, según me han contado siendo yo muy niño los abandoné.

 Mis primeros recuerdos son bastante agradables, lo único que los empaña es cuando me miré por primera vez en un espejo. ¿Quién le pone a un niño de 5 años un diente de oro?

 No me trataban mal en la mina de carbón. ¡Que tiempos!, comida hasta una vez al día, agua en abundancia, aun recuerdo mi primera ducha a los doce años, ¡que sensación!, alcancé la felicidad absoluta, llegué incluso a olvidar por unos segundos que hacía unos días me había caído un rayo mientras orinaba y, mirándolo fríamente, tuve mucha suerte porque, además de seguir vivo, aun conservo el otro pezón.

EIN MINERO (1 de 2)


Al acabarse el carbón, y tras un despido en el que mi indemnización consistió en medio vaso de refresco de naranja, una ficha para los coches de choque y un latigazo, me vi en la circunstancia de tener que elegir lo que hacer con mi vida, así que pensé que lo primero era pararme un momento a reflexionar acerca de mis opciones. Estuve así parado hasta que llegó la ambulancia. Según supe más tarde la habían avisado los vecinos después de verme parado de pie y sin moverme cerca de cuatro días. En ese tiempo de meditación que a mi me pareció bastante más largo, mi cerebro trabajó como nunca y llegue a barajar incluso dos posibilidades de actuación. Una era la de quedarme en el mismo sitio a ver si alguien dejaba a mis pies un billete de lotería premiado, y la otra, por la que finalmente me decidí, fue la de marcharme a la gran ciudad, donde sin duda encontraría oportunidades para desarrollarme. Una vez tomada la decisión, comencé a sentir cierto miedo ante la idea de marchar de lo que hasta ahora había sido mi hogar. Creo que no hubiese podido hacerlo de no ser por la ?ayuda? que me ofrecieron las autoridades del poblado minero.

 El miedo se convirtió en pánico, y presa de él me aferre a aquella anciana que salía de la farmacia. Al principio pensé que me sonreía, pero cuando me apuntó con el revólver me desconcertó y me cayo mal de inmediato. Me di cuenta de que ambos sufríamos de parálisis, ella facial y yo de piernas. Para desaferrarme hicieron falta ciento cuarenta y tres personas, dos palancas de acero y medio yogur de fresa semidesnatado.

 Viéndolo con la necesaria perspectiva me doy cuenta de que no me trataron muy bien, y aunque no les guardo resentimiento por la orden de alejamiento que acabó precipitando mi expulsión del pueblo, creo que sobró lo de colgarme unas pesas de las patillas.

 

Continuará?

 

Aviso. Esta historia está basada en hechos reales. Cualquier parecido con la realidad ha sido previamente planeado.

 

boton suscripcion


La entrada Mr. Pángala colaborando en el blog: “Las locas historias de Einn”. Episodio 1 aparece primero en .

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Haz lo que te apetezca con lo que te guste

De vez en cuando discuto con Mr Pángala, realmente discute él conmigo. Me dice que trabajo mucho y sin parar, yo le digo que no, que hago lo que me gusta. A mi me fascina crear, inventar, reinventar y ...

#Retocraft febrero: expositor de tarjetas slow life

Crear un objeto útil con un número limitado de materiales es el reto que Cris, de Mi Casa por el Tejado, y yo, nos planteamos para el año 2015. Esta iniciativa comenzó el mes pasado, con el año, y est ...

Cómo personalizar un taburete anodino de Ikea

Personalizar los muebles es prácticamente una obligación moral cuando los compras en grandes establecimientos suecos. Ya sabes, ese mueble anodino y no especialmente bonito pero sí práctico, al que no ...

Recomendamos

Relacionado

general mr. pángala y sus relatos

Mr. Pángala presenta las locas historias de Einn, episodio 10

Las locas historias de Einn. Episodio 10: Einn, el museo y el zombi. El tipo me parecía sospechoso. Llevaba cerca de un mes trabajando en el museo de ciencias y, aunque todo lo que hacía era limpiar los suelos, no podía dejar de imaginarme las más apasionantes historias en todas y cada una de las salas por las que pasaba fregona en mano. El museo estaba lleno de curiosidades y de salas repletas d ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 19, Einn en televisión

Antes de nada quisiera comunicarles que nuestro espacio se emite hoy en un nuevo formato. Adaptándonos a los nuevos tiempos disponemos de un profesional que trasladará todo lo que aquí se diga, en lenguaje para sordos y además cuenta, también a partir de este momento, con traductor simultáneo para la emisión hacia los países de habla lapona. Hoy  en nuestro programa contaremos con la presencia de ...

general sin categoría

Las locas historias de Einn: episodio 9. Einn, el poni y el alien

Las locas historias de Einn. Episodio 9. Einn, el poni y el alien Era mi último día de contrato en la feria. Había cargado la mini carreta tirada por Jonás, uno de los ponis de la atracción de feria que tenía un poni gemelo al que también le llamábamos Jonás. Les llamábamos los Jonas Brothers. Me encontraba yendo por el camino al campo, donde me disponía a verter los desechos producidos por los an ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: episodio 18, Einn modelo

Tras un corto paseo que me llevó a cruzar tres tristes provincias decidí sentarme a descansar en un banco de un parque cercano a mi casa. No pude evitar percatarme de aquel tipo que me miraba fijamente. Al principio pensé que sería debido a que el paseo me estaba pasando factura con un pequeño calambre muscular que comenzaba en un gemelo y acababa en un tendón cercano a la nuca, y que me obligaba ...

general mr. pángala y sus relatos

Mr. Pángala y sus relatos: Einn y el mago Hopupotzky, episodio nº 8

 Episodio  8: Einn y el mago Hopupotzky   En el primer rato libre del que dispuse, cuando acabé mi jornada laboral en la feria, decidí entrar en la caseta del adivino echador de cartas. Según había oído a compañeros feriantes y publico del que paseaba por la feria, era muy bueno augurando el futuro, y al parecer te indicaba también tu estado en el presente y cuál había sido tu pasado. Así que ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn y sus amigos. Hoy Josete (Jose T.)

Al grano: he de contar en pública concurrencia que el matrimonio Pángala está escuchando con demasiada frecuencia que Einn es un desgraciado. Así nos lo dicen en todos los eventos a los que acudimos, familiares y amigos esperan que Einn tenga un golpe de suerte, cosa que no alcanzamos a comprender. Einn es poseedor de grandes tesoros, uno de ellos es la amistad. Josete, Jose T., hoy nos hablará de ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 29, Einn en el diván

Tras el accidente del alud, decidí que era hora de visitar al psiquiatra. La orden judicial que me obligaba a hacerlo también me ayudó a tomar la decisión. Últimamente pasaban cosas muy extrañas por mi cabeza. Ideas absurdas como alimentarme a base de empanadillas o ir por la calle  haciendo el robot. Lo cierto es que mi vida había sufrido un vuelco. Bueno, el vuelco lo había sufrido el camión de ...

general mr. pángala y sus relatos

Einn y sus locas historias: Episodio 28, Einn perroflauta

Tras trabajar en un espacio confinado dentro del tunel y bajo gerencia china, Einn emprende una nueva vida laboral al aire libre. Con ustedes, Einn perroflauta: En vista de que mis ahorros menguaban a una velocidad que ni Fernando Alonso y de que el único trabajo del que había oferta era de Teleñeco, decidí mudarme de casa y no se me ocurrió otra cosa que la de hacerme okupa. Decidí invertir algo ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Episodio 20, La analítica de Einn

Últimamente no me encontraba muy bien de salud. Había sufrido unos cuantos desmayos. Es cierto que los tres primeros se debieron a las respuestas que obtuve de los tenderos acerca de los precios de algunos de sus productos, por ejemplo cuando el frutero me dijo lo que costaba un aguacate, o cuando pregunté el precio de las fichas para una vuelta en coche de choque o qué costaban cien gramos de jam ...

general mr. pángala y sus relatos

Las locas historias de Einn: Einn feriante

Episodio 7. Einn feriante: 1ª parte. Todo iba bien. Acababa de conseguir trabajo como feriante y al día siguiente empezaba en las fiestas del pueblo. Los propietarios de atracciones se desplazaban en varios vehículos, algunos en sus propias caravanas, aunque a mí me tocó ir en una especie de furgoneta junto con otros dos contratados para el verano. Que la furgoneta no tuviese asientos no era un gr ...