Casco de gladiador para niños

Una de las actividades favoritas de los niños es el disfrazarse y más aún si son divertidos atuendos hechos en casa y por ellos mismos junto a sus padres agregan un valor único con el compartir familiar.
 


Las películas de soldados y gladiadores son muy comunes por estos días y por ello un casco de gladiador puede llegar a ser un disfraz muy divertido y original para nuestros niños.
 

El reciclaje es lo ideal

 
Los materiales necesarios para su realización son muy sencillos y fáciles de conseguir. Basta entonces con tener un poco de paciencia y ganas para poder crear estos divertidos cascos.
 
La mayoría de las veces no es necesaria mucha utilería muy costosa y lo ideal es poder economizar lo mejor posible. Para ello, la idea de realizar uno mismo el casco de gladiador es una forma muy practica de reciclaje y además de que le agrega un poco de diversión y cariño a la representación de los antiguos guerreros.
 

Materiales

 
Cajas de cartón

 
Trincheta

 
Tijeras

 
Grapadora

 
Pintura acrílica color plata

 
Papel o cartulina roja

Elaboración 

Lo primero que debemos hacer es cortar una tira de cartón de 6 cm de ancho y del largo del diámetro de la cabeza del niño que la vaya a usar. Tenemos que medir un largo que le permita al casco encajar justo por encima de las cejas.
 
Una vez que tenemos el círculo listo resta añadirle, una tira en la parte de arriba que atraviese de lado a lado a la base circular y que quede adherida con grapas para una mayor duración.
 
Lo que sigue es recortar en cartón las piezas frontales que le colocaremos al casco. Cualquier plantilla a utilizar es a gusto de cada quien, ya que hay muchos estilos de cascos de gladiadores por el cual los niños puedan usar.
 
Una vez que tenemos la base pronta y también las piezas lo que falta es el unirlas. Primero debemos engrapar la pieza frontal en la parte de adelante del círculo de cartón, procurando que quede bien centrado. Lo siguiente es colocar las dos piezas laterales a los costados del casco de modo de que conformen una suerte de rostro.
 
Cuando el casco está listo es importante pintarlo de color gris plata para darle un mayor realismo y un aspecto guerrero más interesante.
 
Para finalizar, tomando un papel o cartulina de color rojo y doblándolo de modo de que quede un centro de 3 cm como bisagra entre los dos lados paralelos, podremos cortar flecos y de este modo añadirle un toque de color y dramatismo a la parte superior de nuestro disfraz casero.
 
Esperamos que les guste esta manualidad tanto a ustedes en lo que respecta a su realización como a los niños por su producto final. Es muy lindo e interesante el concepto que implica el que los pequeños puedan disfrazarse y disfrutar en base a la creatividad y la dedicación de sus padres.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: