A mano resulta sencillo Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Resucitando muebles olvidados

Todo el mundo habla de crisis económica. Los tiempos no son fáciles, es verdad. Pero es justamente en momentos en que debemos apretar los cinturones, cuando florece la imaginación y podemos sacar a la superficie nuestras olvidadas capacidades y destrezas. ¿Quién dijo que en época de aprietos económicos no podemos decorar con astucia y poco dinero?

Una excelente opción para mantener nuestros espacios renovados y bonitos, es recuperar aquellos muebles y objetos que teníamos guardados y olvidados en algún desván o recorrer tiendas de artículos usados, donde podemos encontrar auténticas maravillas, o si no lo son a simple vista, muebles con un gran potencial para ser recuperados de manera original y práctica.

Una antigua mesilla de noche puede convertirse en un excelente mueble de apoyo en un recibidor de estilo rústico; una simple mesa de café puede volverse la protagonista de la sala con algo de imaginación y estilo. En muchas ocasiones, por diferentes motivos, han quedado sólo una o dos sillas que pertenecieron a un juego de comedor. Con un tapizado moderno y colorido podemos usarlas para colocar en un rincón junto a una planta y una lámpara, convirtiéndose en un atractivo sitio para la lectura y el relax.

Para todas estas ideas, y más, no necesitamos contar con grandes presupuestos. Si eres algo habilidoso hay muchas técnicas que podrás aplicar tú mismo, o encargar parte del trabajo a un especialista que no cobre demasiado. Aquí te dejamos algunos consejos que puedes aplicar a cualquier mueble que desees recuperar para un uso más funcional y moderno:

⦁    Lijar prolijamente, y con paciencia, toda la superficie del mueble. Lo más recomendable es usar dos tipos de lija, una más gruesa al comienzo y una fina para dar al trabajo ese toque de delicadeza que requiere. 
⦁    Un detalle original consiste en reemplazar los tiradores (si los tuviera) por objetos que pueden cumplir la misma función al tiempo que brindan personalidad al mueble como cucharas, llaves antiguas o nudos de cuerdas, dependiendo del estilo general del mueble. 
⦁    Proteger la madera con barniz impregnante (no brillante) para evitar polillas y que el tiempo reseque el material. Desde cerrajeros aviles le aconsejamos dejar secar al menos durante 48 horas.
⦁    Si vas a pintarlo, lo más conveniente es utilizar pintura látex al agua, en dos capas como mínimo, en toda la superficie. Una vez seca puedes pasar una lija suave por las molduras lo cual dará al mueble un aspecto rústico y envejecido. 
⦁    Pintar con cera oscura o betún de judea toda la superficie y retirar el excedente con un paño limpio y seco. El efecto será una apariencia antigua y valiosa, aún cuando el mueble no lo sea. 
⦁    Finalmente, conviene proteger todo el trabajo con una laca opaca en aerosol para lograr una textura suave y pareja. 
⦁    Estos muebles no deben exponerse a la luz directa del sol para evitar la decoloración y deterioro.

Las posibilidades de combinar con otros materiales son prácticamente infinitas: metal, telas rústicas, telar, espejos, cristal, y todo cuanto pueda hacer que el mueble recupere su vida útil al ritmo de una nueva estética y funcionalidad.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos