comunidades

Niñ@s sin nombre

Hoy os quiero hablar de un proyecto muy especial, una iniciativa espontánea y solidaria de alguien que ha querido transformar lo que mejor sabe hacer en un acto de altruismo. Porque a veces, olvidamos el poder del ser humano...



Hace unos días, Marina de La Marimorena Creativos, se puso en contacto conmigo para hablarme del proyecto Nameless. Se trata de un álbum que recoge 15 ilustraciones de niñas y niños refugiados de guerra, anónimos que entran en casa a través de nuestros televisores acompañados tan solo por una cifra. Ángela F. Ayensa, ilustradora y creadora del proyecto, ha querido ponerles nombre e historia a los rostros de la guerra, con el fin de ayudar a los que más sufren.



El 50% de los beneficios netos que se obtengan, irán destinados íntegramente a organizaciones que trabajan sobre el terreno, para mejorar sus condiciones. Ella ha dado el primer paso y ahora nos toca a nosotros. Podemos poner nuestro granito de arena ayudando a financiar el proyecto. Desde este enlace, podéis hacer vuestras aportaciones, incluso obtener alguno de los trabajos de Ángela.



Además os invito a compartir este artículo en vuestras redes sociales, o cualquiera de las imágenes con el hastag #nameless para darle toda la difusión posible. Hay proyectos que merecen la pena ser contados en voz alta...

No te lo pienses, actúa!

Un abrazo enorme!

Fotos: Ángela F. Ayensa

Fuente: este post proviene de Medias y Tintas, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

7 maneras de crear tiempo para ti

“Sara, me falta tiempo, estoy agobiada y no sé cómo salir de esta situación”. Mensajes como este me llegan últimamente casi a diario. La falta de tiempo es una realidad y dedicar tiempo a crearlo resu ...

Por qué me siento perdida

A raíz de mi último post, he recibido muchos mensajes sobre esto. Mujeres que se sienten perdidas, sienten que la vida pasa ante sus ojos a gran velocidad, sin tiempo para pensar si realmente es lo qu ...

Recomendamos