Mis comienzos en el patchwork

La obra de la casa se eterniza... y yo me voy entreteniendo con labores.
Cuando una casa en el campo se queda deshabitada -por humanos- un tiempo, enseguida la ocupan otros seres vivos. Me encontré a mi regreso con que un armario mal cerrado había servido de morada de ratones. Resultado: un montón de sábanas roídas e inservibles... o reutilizables. Así comencé mis poco gloriosos pinitos en el noble arte del patchwork. 
Evidentemente, en mis primeros intentos las costuras rectas brillan por su ausencia. Al ir mejorando me animé a comprar telas en un baratillo para probar nuevos proyectos.

Imagen 0


Imagen 1


¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Etiquetas: patchwork

Recomendamos