comunidades

Egotzin y el profeta

Costras en los labios agrietados, su sed era un infierno, se detuvo a la entrada de esa ciudad perdida en el inmenso desierto, alcanzó a ver el oasis en medio del castillo, intentó sonreír pero, los labios parecian paralizados, no lograba ni emitir un gemido.




El profeta tocó a la puerta del castillo, respiraba el perfume del agua dulce, ya la saboreaba. Egotzin, el rey, se asomó desde su alta muralla, déspota, soberbio, ni siquiera le dirigió la palabra, ¿cómo osaba presentarse en esa miseria, ahí, en su magnífico castillo?; con verle las garras de su túnica, la imagen maltrecha y casi moribunda, dio la vuelta, se introdujo a su castillo y con este acto, perdió la posibilidad de crear una gran civilización; el profeta Futuro portaba todas las respuestas para ello, lo juraba, sus visiones eran divinas.




En vano, tocó una y muchas veces más a la gigantesca puerta del castillo; alguien, desde la gran muralla, le arrojó un balde de agua, bañando al profeta, sus jirones de tela casi se secaron de inmediato, el sol hacia arder la arena dorada y el aire hervía. El profeta Futuro lloró, no por su sed que lo martirizaba; lloraba al ver la destrucción del pueblo de Egotzin; el reino enemigo avanzaba hacia ahí, cual sombras en la noche, manchaba ese cruel ejército el fulgor de la arena. El ser más humilde, esconde los tesoros jamás imaginados!

Fuente: este post proviene de Manualidades de Azteca, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Muñeco de nieve

Polar, fieltro, galón, hilo dorado, pick y delcrón. Mide 70 cms de alto. Esta pieza requiere de bastante relleno, por lo que pesa y para darle soporte se requiere de una base plana para el cuerpo, ela ...

Reno-santa

Confesaré que, ahora que lo publico, lo veo curiosamente cómico, en fin, suele suceder. Mide 55 cms. Fieltro, cascabeles grandes, hilo metálico, pick, cordón metálico, listón navideño y accesorios.

Alas rotas

Ahí, en el aire, alas vacías Busca el prodigio de sus labios Ardor que alivia insominios La chispa de sus ojos Esa que incendia todo Cuando le sostiene la mirada en la penumbra y dicta versos con sus ...

Etiquetas:

Recomendamos