Vida Facil Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Creando tus tarjetas de visita a mano




Las tarjetas de visita de tu empresa son una de tus cartas de presentación. En ellas están tus datos de contacto, el nombre de tu empresa y tus referencias. Dispones de poco espacio, por lo que te interesa crear el mejor de los diseños para conseguir diferenciarte y posicionarte en la mente del consumidor o del cliente.

Cada empresa, cada marca, necesita una tarjeta de visita. Esa tarjeta habla de ti y de tu negocio, así que es fundamental que esté bien hecha y responda a tus objetivos de comunicación.

Consejos para crear las mejores tarjetas de visita El diseño de tu tarjeta es una proyección de tu empresa, de tus valores, de tu filosofía, de tu misión y de tu visión, sin embargo, no te puedes recrear. Solo dispones de unos pocos centímetros de papel para trasladarlo todo y añadir tus datos de contacto y tus redes sociales.

Como los diseños pueden ser muy variados, una de tus primeras elecciones ha de ser el formato de tu tarjeta. Desde el principio busca un modelo que te identifique y con el que puedas diferenciarte. Ten en cuenta que no puede ser demasiado grande, puesto que ha de caber en una cartera o en un tarjetero. No se trata de hacer un tríptico. Incluso se han puesto de moda las conocidas como minicards, aunque el tamaño más común es el de 85 X 55 milímetros. Otra decisión que deberás tomar es la orientación, si la quieres vertical u horizontal. La elección dependerá de los datos que quieras incorporar y del estilo de tu logotipo.

Los datos que debes introducir también son importantes. No es aconsejable que la llenes de información. Selecciona la más importante. En función de tu modelo de negocio, te interesará destacar tu dirección física o tus referencias digitales. Eso sí, has de incluirlo de forma ordenada, armónica y legible. Establece una jerarquía a la hora de estructurar tus datos.

Cuida tu dispensador de tarjetas Otro elemento importante es el dispensador de tarjetas de visita. Ten en cuenta que tan importante es la impresión en sí como el sitio en el que alojas tus tarjetas para que tus clientes las puedan coger. Los más elegantes son los transparentes y tienes diferentes formatos a tu disposición, con lo que podrás escoger el que más se adapte al formato de tu tarjeta. En función del espacio que dispongas en el mostrador o en tu mesa del despacho, elige el dispensador. Colócalo en un lugar visible para que nadie se vaya de allí sin tus datos de contacto.

Siempre que prepares tus tarjetas de visita, es imperativo que tengas en cuenta tu estrategia de comunicación. Incluye la imagen de tu marca y decide el diseño en función de tus objetivos. No es lo mismo una tarjeta nominativa en la que se incorporan los datos de la persona que la distribuye, que una meramente corporativa, en la que se incluyen los de la empresa en general. Puedes hacer una combinación de las diferentes opciones, imprimir algunas con los datos del gerente y otras con los generales de la empresa, así podrás administrar mejor los canales de contacto.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos